Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
JAVIER ENÉRIZ OLAECHEA | DEFENSOR DEL PUEBLO DE NAVARRA

"La Administración debe ser más rápida y cortés y establecer un mayor contacto con la gente"

"Sobre todo he aprendido a oír a los demás y a tener paciencia escuchando los problemas de la gente"

Actualizada Domingo, 27 de abril de 2008 - 04:00 h.

L LEVA un año, un mes y una semana, escuchando tanto a parejas que se sienten perjudicadas en la adjudicación de una VPO como a gentes con la amargura de la vida partida. Su cometido va más allá de proteger al ciudadano en sus relaciones con la Administración.

Con un equipo de cinco asesores, cuatro funcionarios y tres becarios, tramita quejas, da y quita razones, atiende consultas y trasmite sugerencias a los poderes públicos. Cercanía y amabilidad son dos condiciones que pretende trasmitir como virtudes de un servicio que, subraya, dividido por el número de habitantes, cuesta 1,9 euros por ciudadano.

A las cinco de la tarde, cuando se desarrolla la entrevista, afirma que solo ha comido un par de galletas en un despacho en el que le quedan cinco años de trabajo. Lo mantiene tal como lo heredó de su antecesora María Jesús Aranda agregando a la decoración un robusto escudo de Navarra. No se plantea su futuro. Se considera vocacional del servicio público "porque he sido funcionario desde los 23 años" y le motiva comprobar que el ciudadano se reconforta cuando se le escucha y recibe calor de una administración que, en ocasiones, considera cartesiana, fría y distante.

¿Qué ha aprendido en este año de trabajo?

A oír a los demás. Sobre todo a escuchar sus problemas y a tener paciencia escuchando. La gran mayoría viene porque tiene la sensación de que en otros sitios no se les ha escuchado. Y eso, al que viene, le irrita y se siente maltratado. La segunda sensación que tienen es que no se les contesta.

Da la impresión de que muchos ciudadanos acuden a su oficina a desahogarse.

El Defensor es psicólogo de la sociedad con la virtud de oír. La segunda virtud: la empatía, la capacidad de ponerse en el lugar de los demás, porque a la mitad de los que vienen no les damos la razón en sus reclamaciones, pero les entendemos. Y si la actuación administrativa es ilegal peleamos por su reclamación ante una Administración que en Navarra tiene 25.000 empleados.

Los más desfavorecidos

¿Se ha vuelto más sensible respecto a algún problema?

Sí. Hay sectores con temas dolorosos como el de los excluidos sociales. Gente sin techo en la calle, o con problemas muy graves de alcoholismo o drogas, en situaciones personales límite. No es que vengan ellos a la oficina, sino que es un problema que se detectamos. Vemos de qué manera los poderes públicos vayan a ellos. Otro sector que posiblemente vaya a más es el de las enfermedades mentales. Nos vienen sus familias porque no pueden estar viviendo 24 horas con un enfermo mental en los límites de la agresividad. Y ahí los poderes públicos tenemos que hacer más en ese mundo underground.

¿Salvando la intimidad, qué historia le ha dejado huella?

Vino una vez la Asociación de Familiares de Drogodependientes. Unas señoras que nos contaban sus problemas con hijos heroinómanos, hombres de 30 o 40 años muy difíciles de controlar. Contaba una madre, una persona culta y desesperada, que su hijo iba tan cargado de heroína que era tal peligro cuando conducía, que antes de que matara a alguien, prefería que su hijo muriese, al menos, decía, descansaremos los dos, ella y el hijo, un hijo que robaba en casa, que desaparecía y lo encontraban hecho una piltrafa humana.

¿Qué hicieron ante esa situación?

Estudiamos el tema con la Asociación y planteamos varias sugerencias con Salud y con Bienestar Social. Los dos departamentos fueron muy receptivos. Proponíamos un plan no para prevenir, sino de tratamiento y ayuda a familiares porque lo que veíamos era más una necesidad de cariño ante la soledad. Vienen padres a proponer medidas en relación con el futuro de sus hijos discapacitados. Estamos en una sociedad en el que el sector privado no te da trabajo si no estás en condiciones óptimas y el sector público ha hecho del mérito y la capacidad su sistema de selección. Por eso recomendamos al Departamento de Industria que cree un plan de Responsabilidad Social Corporativa.

¿Qué frustraciones le ha proporcionado el año que lleva en el cargo?

Los disgustos me los llevo cuando la Administración no me acepta una recomendación. Me da mucha pena porque las recomendaciones que planteamos son sensatas y a veces necesitan un pelín más de esfuerzo por parte de la Administración.

¿Hasta dónde llega ese grado de aceptación?

Nos aceptan el 85% de las decisiones, pero el otro 15% nos deja insatisfechos.

¿Qué sector de la Administración o Ayuntamiento es más refractario a sus sugerencias?

Con datos del 2007 los más positivos son el Departamento de Bienestar Social. Los que menos el Departamento de Medio Ambiente y Desarrollo Rural. ¿Ayuntamientos? La otra gran administración es la del Ayuntamiento de Pamplona y su grado de aceptación está cercano al 90%. Ha habido un cambio ejemplar. Y es de agradecer.

Propone un nuevo baremo en la adjudicación de las VPO y asegura que las deducciones de la Cuenta Vivienda crea efectos negativos.

Dentro del baremo de puntuación para obtener vivienda de protección oficial tiene mucho peso la cuenta vivienda. No me invento criterios. La ley habla de una necesidad acreditada de vivienda para el que más la necesita, pero encontramos que hay criterios accesorios que tienen más peso que el principal. Así que pedimos que se de más peso a los criterios principales de la Ley. Además la cuenta vivienda tiene un efecto injusto para el que no es residente en Navarra, y las leyes nacionales, la de extranjería y las leyes europeas dicen que no se pueden establecer discriminaciones. La ley europea dice que un francés es exactamente igual que un español.

¿Si todos los españoles son iguales, ha acudido a su oficina alguien reclamando los 400 euros que prometió el presidente del gobierno?

Todavía no. Nadie ha reclamado, pero, curiosamente, en eso no somos todos iguales. ¿Por qué? Porque tenemos un sistema tributario distinto. En las elecciones generales el candidato a presidente planteaba medidas en el sistema tributario común a 15 territorios, pero no en los 17 que componen España porque no podía hablar por los 17. Presentaba esa promesa a las Cortes Generales que tienen competencia legislativa en materia fiscal sobre 15 comunidades. Por tanto, no podía prometer lo que no estaba en su mano. Es una medida pensada para otro sistema fiscal y creo que la mayoría en Navarra no quiere tener el mismo sistema que el resto. Tenemos mejores servicios públicos precisamente por el sistema fiscal que tenemos. Yo, antes que le devuelvan a un ciudadano una cantidad, prefiero que tenga acceso a mejores servicios públicos.

Solicita que se extiendan las mismas ventajas fiscales que se aplican a los planes de pensiones al resto de fórmulas de ahorro.

Sí porque el sistema fiscal debe ser neutro. ¿Por qué ayudar a un tipo de ahorro y a otro no? Si lo que queremos es asegurar la capacidad de la gente para atender sus necesidades en un momento determinado hay que fomentar no unos pocos, sino todos los sistemas de ahorro. Hemos perdido la cultura del ahorro, una cultura fundamental cuando se está viendo que el sistema bancario necesita una liquidez que no tiene.

¿Predica en el desierto cuando solicita que se mantenga el impuesto sobre patrimonio, un impuesto que desaparece?

Es algo que no me importa porque es bueno llevar a la gente a la reflexión y al debate. Creo que la sociedad Navarra es inteligente, y una sociedad inteligente tiene que debatir los problemas sobre todo en momentos de crisis, porque el impuesto de patrimonio se ha defendido cuando la economía iba bien. Ya veremos si no hay que rescatar el impuesto sobe patrimonio con otro nombre como en Francia que se llama impuesto a las grandes fortunas. Se me hace duro en una sociedad muy solidaria como la Navarra, que alguien que, por ejemplo, tenga en acciones 600.000 euros (100 millones de las antiguas pesetas) no pague nada por patrimonio y hablemos a la vez de las necesidades de las viudas. En Navarra no es un impuesto de patrimonio como el del Estado, es un impuesto muy corregido, mucho más social y solidario, lógico y estructurado.

disipar dudas

Le han llegado denuncias de casos de malos tratos a mujeres, a niños, a detenidos... ¿Qué diagnóstico realiza?

Nos llega una cantidad muy baja de casos. No hay casi delitos de lesiones en Navarra porque es una sociedad pequeña y respetuosa. Hemos tenido el caso de una señora que nos obligó a intervenir ante el Gobierno de Navarra y ya le han puesto una vigilancia que la Policía Foral considera adecuada. Es una mujer amenazada por su hermano por lo que no le cubrían los sistemas que ofrecen prevención a la mujer ante su pareja. Es un caso que crea angustia. Hemos recibido informaciones de sospechas de posibles malos tratos a menores y los hemos comunicado al departamento de Asuntos Sociales. No somos el inspector, pero de alguna manera somos los controladores de que el inspector actúe. También hemos recibido quejas sobre mayores en residencias. Nos llegó en el verano un caso que investiga el juzgado de Pamplona, y en el que actuamos nosotros, sobre una denuncia en la que se le imputaba a la Policía Municipal que podía haber tenido alguna relación con la muerte de una persona tras una detención en la calle. Pedimos información al Ayuntamiento de Pamplona y aconsejamos que, en casos en los que la Policía Municipal podía estar en solfa en un momento determinado, actúe saliendo a disipar la duda, hacer una investigación interna y contestar, porque muchas veces un posible silencio puede dar la sensación de que ha habido algo e igual no ha habido nada. También han llegado quejas de familiares de detenidos como presuntos miembros de ETA que dijeron que habían sufrido malos tratos en comisaría. En este caso, al estar bajo lo que se llama comúnmente legislación antiterrorista, están bajo la vigilancia de un juez especial y la competencia es del Defensor del Pueblo ante las Cortes Generales. Lo que hacemos es trasladar la queja al Defensor del Pueblo de las Cortes y solemos mantener contactos telefónicos para que se mire el caso enseguida y den una respuesta a los familiares.

Da la impresión de que una parte de las quejas son consecuencia de lentitud y falta de dinamismo administrativo. ¿Es cierto?

Creo que hay dos administraciones: la pública y la de justicia, y la sensación que tengo es que, pese a todas las tecnologías que se emplean, aún son muy lentas y en algunos casos muy frías. Creo que deben ser más rápidas y, a lo mejor, establecer un mayor contacto con la gente. Porque lo importante somos todos y cada uno. Y cuando uno va a un sitio hay que atenderle con cortesía y rápida. Es decir, lo que queremos encontrar cuando vamos al hospital: que nos atiendan pronto y nos den toda la información. Creo que las grandes tecnologías están para que seamos más humanos y no solo para mantener grandes estructuras, caras y con mucha gente dentro. Habría que hacer un estudio, que creo que podría ser de la Cámara de Comptos o de las universidades, para conocer, al final, para quién trabajan las administraciones públicas. Si uno empieza a mirar los gastos de personal y los gastos corrientes te preguntas qué y a quién estoy manteniendo, algo que vemos bien en los servicios como educación o sanidad en los que hay que pagar al profesor, al médico, el scanner, los TAC...Pero igual hay que observar otros servicios y ver que áreas y que gastos son los importantes. Igual, con una Administración más pequeña, con menos burocracia y gente interviniendo sobre las cosas, sería mejor. Observo que ha crecido la maquinaria interna y habría que hacer un esfuerzo para simplificar procedimientos.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • No hay Institución más cara e inútil que el Defensor del Pueblo. Insta al Gobierno y éste se carcajea. Lo bueno de Javier Enériz es que al menos reconoce que su trabajo es escuchar. Casi nos salían más baratos los confesores...escamado
  • Ya que habla de quejas de la Policía Municipal, no me extraña, despues de ver la desproporcionada y violenta actuación de una patrulla, el viernes pasado a las 13 horas en la calle Bergamin, verdaderamente para sentir terror en lugar de proteccion. Pregunte a los vecinos, comerciantes y testigos qué pasó y como actuaron en asunto de MAL APARACAMIENTO. No estamos hablando de robo,asalto o viloación.Un ciudadano asustado
  • En el tema del parasitismo de los gobernantes-administradores a los gobernados-administrados, poco han mejorado las cosas en siglos. Reclamo a Eneriz una verdadera Democracia (Representativa) que garantice la libertad colectiva,para ,entre otras cosas, controlar a la Administracionatanasio
  • ¿para cuándo el "defensor del contribuyente-extorsionado?helen
  • Razon tienes,Alana. Primero los gobernantes se auto-otorgan una potestad para decidir y administrar muchos asuntos que nosotros los gobernados deberíamos poder decidir,y aseguran que es por nuestro bien.Luego,cuando queda en evidencia,por lo menos para muchos,que todo esta así para que los gobernantes-administradores parasiten y amargen la existencia a los gobernados,tenemos que crear instituciones que nos defiendan de la administracion. ¡que absurdo!filisteo

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra