Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
ALIMENTACIÓN ARTESANA EN LA MERINDAD

El hostelero que apostó por el helado

Cuenta como fue su madre, Purificación Gastón, quien le animó a fundar la heladería

Actualizada Miércoles, 23 de abril de 2008 - 04:00 h.
  • M.P.A. . ESTELLA

EL 17 de mayo de 1986 marcó un cambio en la vida de Jesús López Gastón, heladero del paseo de la Inmaculada de Estella que comenzó ese día una andadura asociada desde entonces a este postre artesano. Su establecimiento ocupaba el local en el que él mismo, hostelero por tradición familiar, había llevado el pub Stay-Boy, uno de los primeros de estas características que funcionaron en la localidad.

A unos años muy buenos para la franja nocturna, con una clientela que salía prácticamente a diario y proporcionaba trabajo más allá de los fines de semana, siguió un periodo en que la noche dejó de resultar tan rentable.

Fue el momento que este estellés, casado y padre de una hija, eligió para dar un giro a su actividad profesional. Y a sus hábitos diarios, porque pasó de abrir los 365 días del año a hacerlo sólo la mitad del calendario, durante los meses del buen tiempo y puntualmente en Navidad. La heladería Lerma, junto al establecimiento hostelero del mismo nombre que su familia gestionó durante años, brindó la alternativa a Jesús López, de 50 años de edad. "Llegó un momento en que la gente dejó de salir de noche y ese tipo de bares empezó a desaparecer. Había que darle un vuelco a la actividad y se me ocurrió lo de la heladería", cuenta.

Costumbre del helado

¿Y por qué este producto? En Estella, explica, había ya costumbre de consumir helados artesanos y esa circunstancia le animó en su decisión, además del empuje de su madre, Purificación Gastón, ya fallecida. ""Ella me animó y quiso que lo pusiéramos en marcha. Yo no es que le pusiera pegas, pero no las tenía entonces todas conmigo. Conocía la hostelería, pero esto era algo nuevo", recuerda.

Jesús López aprendió de forma autodidacta y, como recuerda, mejoró poco a poco el produc- to tras semanas de pruebas en que buena parte acababa en la fregadera. "Hacer helado no es difícil, lo difícil, como ocurre con todo, es hacerlo bien", dice. De aquellos inicios, hace algo más de dos décadas, recuerda que, cuando se planteó como tenía que entrar en un sector en el que ya estaba Helados Pereda, decidió hacerlo a través de los sabores, desde la estratachela hasta el yogur. "Está claro que la calidad de lo artesano es nuestra única arma para competir con el helado de tipo industrial. Utilizo el estabilizante, como marca sanidad, para que la composición de la mezcla no se separe. Pero no hay conservantes de ningún tipo y todo es natural", añade el heladero, que se refiere a los controles de análisis mensuales que encarga a un laboratorio.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra