Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
LA CONTRACRÓNICA

Hicieron poco, pero mal

Las cabezas se llenan de bruma y las piernas no reciben con nitidez las órdenes que se pierden en la niebla neuronal.

Actualizada Lunes, 21 de abril de 2008 - 04:00 h.
  • TOÑO SANZ

S IN hacer ruido. No sé si para no despertar al rival o para no tener que despertarse ellos mismos. Los jugadores del Deportivo mostraron tal sigilo que, en muchas fases del partido, merecía el nombre de pereza, negligencia, descuido de sus obligaciones. Amén del portero Aouate, sólo Sergio se vio forzado a despertar para sacar un balón de debajo del larguero y marcar el penalti con que Cruchaga y el árbitro obsequiaron a los de Lotina.

Ante tropa tan somnolienta, la delantera rojilla no tuvo problemas para alcanzar el área contraria, sobre todo en la primera parte, pero únicamente para demostrar que tienen los dedos de los pies dormidos y el estado de ánimo sometido a un prolongado régimen de duermevela: hora apagado, hora sobresaltado.

Salvo que se sea la reencarnación de Montaigne, resulta difícil pensar cuando se está en movimiento. En medio del vaivén de los marcadores y las clasificaciones, las cabezas se llenan de bruma y las piernas no reciben con nitidez las órdenes que se pierden en la niebla neuronal. El que huye, anegado de urgencias, más de una vez acaba regresando al punto de partida. Cuando sólo pasa una vez, el propio instinto vuelve a poner los pies en marcha. Cuando la decepción se repite, sólo los que tienen coraje y fortuna reemprenden su propósito de poner tierra de por medio.

Sin ánimo de ser sarcástico, si acaso vertiendo un poco de ironía rebajada, se puede afirmar que ayer a Osasuna no le sobró coraje, pero le faltó fortuna. En román paladino: hicieron poco, pero mal. Sólo falta esperar que la semana que viene sigan la pauta de ganar fuera lo que pierden en casa y, ante el Valencia -otro que tal baila-, hagan poco, pero bien. A favor de los rojillos cuenta la realidad que les acucia: aunque no saben hacia dónde van, sí que saben de qué huyen. Por contra, los del Turia no acaban de creerse que estén escapando del descenso y, para más inri, ya saben hacia dónde van, hacia la Uefa, una competición en la que no se gana nada y se puede acabar perdiéndolo todo.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra