Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
ÁNGEL ERAÚL DRONDA EX PRESIDENTE DEL SINDICATO UAGN

"Me ha gustado más el sindicalismo de calle, el de lucha, que el de despacho"

"He recibido querellas criminales y hasta amenazas por teléfono en mi casa"

Actualizada Domingo, 20 de abril de 2008 - 02:24 h.
  • M. CARMEN GARDE . PAMPLONA

Hablar con Ángel Eraúl es hablar con uno de los protagonistas del intenso camino recorrido por el sector agrario de Navarra durante el último cuarto de siglo. Su huella todavía está fresca. Apenas hace un puñado de días que dijo adiós a sus 25 años en la dirección del sindicato Unión de Agricultores y Ganaderos de Navarra (UAGN), 17 de ellos como presidente. El tiempo será quien ponga calificativos al papel desempeñado por este agricultor de Sesma, de 58 años.

De lo que no hay duda es de que se ha ganado el cariño y respeto de mucha gente. Prueba de ello fue la emoción que reinó en el congreso de despedida. A más de uno de los 400 asistentes se le nubló la vista.

Aún está viviendo los ecos de la despedida.

No me podía imaginar lo que estoy viviendo. No me lo esperaba. El homenaje de los medios de comunicación. Llamadas de todos los sitios de España. Muchos momentos emocionantes.

¿Y cuando pasen los días y ya no suene su teléfono?

No lo voy a echar en falta. Tengo otras necesidades. Sé que voy a estar en la sombra, aunque no a este ritmo. Que no piense la gente que voy a estar parado. Ahora, llevaré las organizaciones agrarias en el corazón, porque ya las he llevado mucho tiempo en la cabeza y en el corazón.

Asaja le va a proponer para la medalla al mérito agrario, la máxima distinción.

Lo agradezco, pero la mejor medalla es, sin duda, mi trayectoria y mi gente. Es mi gente...

Dicen que con Eraúl se va uno de los últimos sindicalistas de calle.

No sé, pero tengo que confesar que una de las razones para irme es que los tiempos cambian. Añoro las movilizaciones. Hoy el sindicalismo es diferente y Ángel Eraúl no ha cambiado. Me gustaba más el sindicalismo de calle, el de lucha, que el de despacho.

Movilizaciones

UAGN se fraguó a principios de los 70. Eran momentos políticos convulsos, se salía del franquismo. ¿Vivió la clandestinidad?

Era muy joven. Mi primer contacto con la UAGN fue con la tractorada de Los Arcos de 1977. Aún guardo mi primer carné, por el que pagué cien pesetas.

¿Cuándo empieza a dejarse notar?

Fue en una reunión en Los Abetos. Había problemas con el espárrago. Como siempre, me levanté y me puse a reivindicar. Luego, me enteré que Jesús Berisa, un histórico de Azagra, dijo: "Ya tenemos otro hombre ".

José Joaquín Pérez de Obanos le pasó el relevo al frente de UAGN en 1991. ¿Cómo lo conoció ?

Un 14 de agosto de 1981 en la inauguración de la sección de cereal de la cooperativa de Sesma. Yo era el presidente y dijeron que iba a venir Pérez de Obanos. En la comida le critiqué hasta hartar.

Algo vio porque en 1984 le propuso ser su vicepresidente. Se inició un larga amistad, ¿con más luces que sombras?

Al principio, todo eran luces. Yo era el crío, el pequeño. Estaban José María Luqui, José Antonio Gayarre... Y todo era apoyarme. Iba con iniciativas y nunca me decían que no. Incluso, pienso, que algunas veces no me frenaban para que me equivocara y aprendiera. José Joaquín es mi padre sindical. Es a la persona que más le tengo que agradecer, pero sí que he discrepado con él.

Cuando él se presentó a presidir UCAN y usted apoyó a José María Luqui.

Apoyé lo que creía que debía apoyar. Aquello pasó y hoy es el mejor delegado de agricultura que podemos tener en Madrid.

Ha tirado leche en despachos y ha metido gorrines. Se ha encadenado y ha volcado camiones franceses. Muchas historias.

Ahora veo algunos vídeos y noticias que guardan mis hermanas y no me puedo creer las burradas que he hecho. No me apuraba. Estaba convencido de lo que hacía.

¿Alguna anécdota?

Muchas. Una fue con los camiones franceses, los dos únicos que se han volcado en España. El conductor del primero no nos entendía. Nos decía con gestos que nos iban a esposar. El técnico del sindicato sabía francés y le decía que basculara el camión, pero no entendía o no quería. Al final, le eché un par de disparates y cogí una lata de aceite de 5 litros, que estaba con agua, en una mano y en otra encendí el mechero. Aprendió castellano en décimas de segundo.

¿Cuántas veces ha ido a los juzgados?

Muchas. He tenido hasta querellas criminales. También amenazas y llamadas a horas intempestivas, a raíz de que leí el manifiesto de la Ciudadela a favor de Itoiz.

UAGN ha evolucionado mucho en 25 años, de ser reivindicativo hoy da servicios con una red de más de una docena de oficinas y más de 30 técnicos.

Me siento muy satisfecho. Suelo decir que tiene cuerpo, toda la infraestructura, y alma, porque los técnicos están implicados en la defensa del sector como cualquier agricultor y ganadero.

¿Y las cooperativas han evolucionado al mismo ritmo?

Cada uno evoluciona en su terreno. El sistema cooperativo es necesario, un buen sistema pero tiene que cambiar. Las cooperativas son de todos, pero no se ven los resultados. Habría que ir hacia un sistema de accionariado, porque se aseguraría el capital, el patrimonio y porque la gente la sentiría como más suya, más empresa.

¿Ha perdido vigor el proyecto en el que UAGN encarna la reivindicación, UCAN el cooperativismo, AN la comercialización y Caja Rural la financiación?

Es distinto. Los tiempos cambian, pero el fondo es el mismo. En Navarra podemos presumir de ello y esa unión seguirá. El desarrollo de UAGN ha hecho que tengamos menos dependencia de apoyo de las otras organizaciones, UCAN y AN, pero si nos necesitan ahí estamos.

Ahora, a sus 58 años, el tiempo que le queda hasta la jubilación dice que lo va a dedicar a sus padres y a su explotación. ¿Cómo ha cambiado su explotación en estos 25 años?

En superficie es prácticamente la misma, unas 100 hectáreas. Lo que han variado son los cultivos. He dejado de desarrollar mi propia explotación por el sector y porque yo he querido. Y en esta vida no hay mayor riqueza que hacer lo que quieres.

¿Ha perdido dinero?

También, pero soy una persona con fe. Hace catorce años, me tocó la ONCE. En ese momento, tenía una situación económica que no me permitía dedicarme al sindicato. Fueron 25 millones y han sido el aval, una tranquilidad para poder dedicarme al sector y para mi jubilación. He tenido suerte. No sólo en ésto, sino en todo. Me he considerado una persona privilegiada.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • cuando has luchado tu?aizkora

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra