Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
OTRAS MODALIDADES DEPORTIVAS

El deporte minoritario se abre hueco en la comarca

Hay vida más allá del fútbol. Así lo creen los protagonistas del reportaje, que han puesto el ojo en deportes con poca prensa como el karting o el horseball

Actualizada Sábado, 19 de abril de 2008 - 04:00 h.
  • M. MARTÍNEZ DE EULATE . ESTELLA

ANi fútbol, ni baloncesto, ni balonmano. Los ocho protagonistas de este reportaje han evitado los deportes más comunes, tanto en su práctica como en su repercusión, y han invertido e invierten la mayor parte de su tiempo de ocio en los considerados minoritarios, que viven, en cambio, con mayúsculas.

Tiro con arco, vuelo en ultraligero o horseball son sólo tres ejemplos de estas actividades deportivas con menos prensa que, por ejemplo, Francisco Javier Senosiáin Jimeno, Juan Andrés Solano Salanueva y Juan Sánchez de Guardamino Elorza conocen respectivamente muy de cerca. Ellos relatan tres de las ocho historias de las que se ha hecho eco este artículo.

Javier Senosiáin Jimeno, tiro con arco

"Siempre me ha gustado el tema de la puntería". Con esta afirmación, Francisco Javier Senosiáin Jimeno, justifica su afición al tiro con arco. Este vecino de Mañeru de 42 años lleva una década practicándolo y es uno de los 200 federados registrados a día de hoy en Navarra. A su juicio, la constancia sumada a la concentración son vitales para mantenerse en la cresta de la ola y a él le sirvió para colgarse el año pasado la medalla de cuarto clasificado en la modalidad de campo a nivel nacional. "En Navarra hay nivel. Además, en arco compuesto tenemos al mejor: Pepe Dúo", explicó. Aún así, baleares y canarios están destacando mucho, sobre todo, en distancia olímpica, la preferida de Francisco Javier Señosiáin. "Para hacerlo bien hay que combinar técnica, estado físico y metal, pero cada flecha es un mundo".

Es miembro del Club Arco Iruña y, desde hace cuatro años, de la Sociedad Aizpea de Mañeru, donde se prepara. "Para mantenerse a nivel competitivo exige mucho entrenamiento y también mucho gasto si la movilidad es interprovincial. Aún así, un equipo arquero no va más allá de los 2.000 euros", comentó. Senosiáin aseguró que la mayor parte de la gente no le otorga, en cambio, entidad y lo comparan a una partida de dardos. "Me duele que se trate como un juego", indicó. Sí entiende, en cambio, que de cara al espectador se perciba aburrido. "También para nosotros lo es aguantar una competición entre el público porque lo que queremos es lanzar".

Jokin Ruiz de Larramendi, freestyle

Baches, halfpipe y slopestyle son las tres modalidades que constituyen el freestyle, una disciplina deportiva que en la nieve está casi exenta de normas y en la que se premia la espectacularidad en saltos, movimientos en el aire, equilibrio. Jokin Ruiz de Larramendi Roa lo conoce muy bien y en ello se ha dejado más de una contusión y hasta la fractura de tres dedos. Aún así, no le asusta y, según aseguró, siempre se levanta del suelo con la motivación necesaria para intentar de nuevo la consecución de cualquier pirueta. "Nunca tiro la toalla", reiteró.

A sus 23 años, el vecino de Estella apenas se despega de su par de esquís, una afición que comparte con sus padres, que con apenas dos años le colocaron los primeros. Ahora, es uno de los nombres de este deporte a nivel nacional y ostenta el título de subcampeón absoluto de España en baches. En temporada, se escapa todos los fines de semana a las pistas de Candanchú o Formigal para mantener un nivel que le ha costado mucha dedicación, "La evolución es lenta. No puedes llegar el primer día y tirarte por donde quieras. Hay que saber esperar", certificó.

La competición le ha llevado hasta la fecha por Francia, Alemania, Eslovenia, Andorra o Suiza, países donde ha dejado su sello. "Para mí es diversión", certificó. Cuando se acerca la temporada se pasa los días mirando al cielo. "Todo el día estoy pensando en ello o en algo relacionado. Incluso cuando estoy en casa veo películas con este contenido. La nieve es todo para mí".

Juan Andrés Solano, vuelo en ultraligero

Unas vacaciones a Mallorca son la explicación hoy de sus horas de vuelo. En ultraligero, claro. Han pasado ya 14 años desde que el vecino de Estella Juan Andrés Solano Salanueva lo probó en un viaje de ocio a las islas y nada más despegar sintió que su curiosidad iba a ir más allá. "Vi aterrizar uno y quise montarme. Enseguida sentí que era lo mío". Al año siguiente volvió para realizar un curso. Entonces tenía 23 años y hoy con 37 mantiene la emoción del primer día. "Es una sensación similar a la de un pájaro".

Se monta menos de lo que quisiera por falta de tiempo libre y, por ello, se trata sólo para él de un hobby. Para la mayoría de sus "paseos" elige el paisaje de la Comunidad foral, a ser posible zonas de montaña. Siempre con una velocidad crucero de unos 90 o 100 kilómetros hora y a unos 300 metros de altura aproximadamente. Y nada de vértigo. "Tengo más cuando me subo a un andamio. Es muy seguro". Su mayor enemigo, el viento. "Las horas de más calma son el amanecer y el anochecer en los meses de verano. En invierno, da lo mismo", aclaró. Muchas han sido las personas que ha arrastrado y se han montado con él. "Hay que probarlo para sentirlo y a mí me llama mucho la sensación de volar", insistió. Incluso, para buscar una vaca. "Cogí el ultraligero para encontrar una vaca que se había escapado en la zona de Zurucuáin, pero no hubo suerte", recordó.

Juan Sánchez de Guardamino, horseball

Antes horseball y ahora salto de obstáculos. Para Juan Sánchez de Guardamino Elorza esta práctica es fruto de un trato constante con el caballo desde sus primeros años. A los 35 abandonó la primera "por madurito", según comentó, y ahora, con 3 años más, se ha centrado en la segunda para no perder una complicidad que arrastra desde hace tiempo. Ésta le llevó a montar un centro de equitación en 1994 en Bearin. Ahora ha reducido su actividad, pero sigue domando potros. "Me gustan los animales y con el caballo surge una unión muy especial. Es un animal muy sensible, tiene buena memoria y el sello que hay entre ambos es muy fuerte", opinó.

Durante 5 años ha formado parte de un equipo de horseball y ha participado en dos campeonatos de España. "Es una modalidad relativamente nueva en Navarra y apenas hay jugadores, pero es un espectáculo con caballos a galope", aseguró. Según afirmó será también de las disciplinas más asequibles porque cualquier caballo es válido. "Aún así supone mucho dinero y tiempo porque hay que desplazarse para competir, pero merece la pena porque se sienten sensaciones muy bonitas", contó.

Ismael Mesa Beorlegui, BMX

La última ha sido su peor caída. Simple probabilidad, para él, teniendo en cuenta el riesgo que conlleva la práctica de BMX. Ismael Mesa Beorlegui, de 22 años, se recupera ahora de una lesión que ha requerido su ingreso durante dos semanas. Aún así, no le ha quitado las ganas de volver a subirse en las dos ruedas, a pesar del consejo opuesto de sus padres, algo suspicaces después del susto, según asegura Mesa. "Nosotros estamos todo el día en el suelo y sabemos caer bien. Fue sólo mala suerte", recordó.

Vecino de Ayegui, forma parte de un reducido grupo de unas quince personas que lo practican en Navarra a nivel competitivo. "Este deporte no es muy conocido y la gente lo confunde con el trial bici", explicó. Campillo, skatepark o street son las tres modalidades de este deporte que se basa en hacer piruetas y saltos jugando con el mobiliario urbano o en pistas específicas de cemento y tierra. Últimamente se está dando a conocer mediante exhibiciones.

Él, que lo practica desde hace cuatro años, lo conoció viendo una película americana. Ha aprendido poco a poco y ahora se ha convertido para él en una auténtica droga. "Para mí significa mucho subirme a las dos ruedas y al salir de trabajar es en lo primero que pienso".

Jesús Mari Ayúcar, descenso de barrancos

El año pasado descendió por 80 barrancos y ha llegado a bajar desde 300 metros de altura agarrado a una cuerda. Su motivación, el contacto con la naturaleza. Este deporte, el barranquismo, ha llevado a Jesús Mari Ayúcar Chandía a conocer sitios como la isla de Madeira, en Portugal, o la isla Reunión, a 700 kilómetros de Madagascar, sus dos lugares preferidos. También ha probado zonas más cercanas y ha agarrado sus anclajes en puntos de Navarra y los Pirineos. Ha tenido tiempo para todo en los 19 años que lleva practicando este deporte. La causa, inscribirse en un cursillo que promovió entonces el Ayuntamiento de Estella, ciudad donde reside.

"A mí me engancha mucho y generalmente la gente que prueba repite. Además, no hace falta mucha técnica para realizar un descenso normal", comentó. Suele acudir acompañado por gente de su entorno para garantizar la seguridad, pero, según aseguró, a veces es difícil convencerles. "En invierno cuesta y si al final no vienen, comprometo a una tercera persona para que esté atenta al móvil. Si no suena en el tiempo determinado, que llame urgentemente al 112", indicó. En cambio, salir sólo también tiene sus ventajas para él. "Si me meto en un problema sé salir por mí mismo, pero si hay gente novata estoy algo intranquilo", argumentó.

Sólo o acompañado, las medidas a tomar son las mismas. "Hay que estudiar antes la zona en materia de crecidas momentáneas, posibles tormentas.y confiar en la cuerda, aunque se tenga algo de vértigo", indicó. El vecino de Estella también ha experimentado con la espeleología, un deporte que comparte técnicas muy similares y ha llegado a explorar una cueva durante 12 horas.

Juan Carlos López de Armentia y Jesús Roldán, karting

Juan Carlos López de Armentia Acha espera con entusiasmo la inauguración del circuito de alta velocidad en Los Arcos. Vecino de Mañeru de 47 años, será entonces, aproximadamente dentro de un año, cuando apenas tenga que desplazarse para practicar el deporte que más le gusta: el karting. Hasta esa fecha, la única pista en Navarra está en Castejón, además de otra ya proyectada en Beriáin. "Va a ser muy atractivo y reduciré así gastos en viajes".

Él es uno de la treintena de federados que existe en la Comunidad. Aunque empezó su afición como un hobby cualquiera hace 7 años, actualmente compite a nivel provincial y en el País Vasco. "Hay pocas carreras porque el automovilismo no está bien visto, se ponen muchas trabas y apenas mueve dinero en estas categorías", reconoció.

Ahora tiene coche propio, pero en un inicio lo alquilaba en el circuito al que se acercaba con su grupo de amigos, entre ellos, Jesús Roldán Guergue, vecino de Estella de 47 años. "Empecé con 18 al ver una carrera y porque me apasionaba el mundo del motor. Ahora ya no compito y me encargo de organizar una carrera en Estella. Es un deporte muy bonito y espectacular", consideró.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra