Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
SOCIEDAD

El silencio también se compra

"La gente, si aún no ha pedido nada, se va de la terraza cuando empiezan a tocar", dice un camarero

Actualizada Viernes, 18 de abril de 2008 - 02:21 h.
  • MARTÍN RUIZ . PAMPLONA.

Aalgunos se les paga por buenos, y a otros, por malos. Es la conclusión a la que ha llegado Luis Clemente, de 36 años.

En más de una ocasión, cuando empieza su turno a la una del mediodía, este camarero, que trabaja en el bar El Kiosko desde hace dos años, ha ofrecido dinero a algunos acordeonistas que suelen rondar la Plaza del Castillo, en la capital navarra.

"Si veo que alguno va a dar el recital, le digo que si no toca aquí al menos mientras dure mi jornada, le doy 5 euros a las siete, cuando termine de trabajar en el bar", explica.

Esta "compra del silencio" se ha producido últimamente también en otros establecimientos de la céntrica plaza. Así lo reconocen camareros del Iruña, Txoko y Sevilla.

"Toma dos euros y te vas, que estamos muy tranquilos", decía Ivo André Luis Guedes el miércoles a uno de los acordeonistas. Este camarero portugués de 21 años asegura que "el problema es que desafinan mucho y tocan siempre la misma canción".

"Lo sentimos más que nada por los clientes, que se les nota que están agobiados", apunta su compañero Luis Clemente. "Hay gente en la terraza que hasta se queda extrañada de que le pasen el platillo", dice. "Hay alguno que, además de tocar, canta, y es peor todavía. Entiendo que se ganen la vida, pero que intenten mejorar un poquito la calidad".

Los clientes se levantan

"Lo que sucede es que tocan muy mal, y al final, molesta", abunda Álex Remírez, titular del bar Sevilla. "Si estás trabajando aquí todo el día, te puedes acabar acostumbrando. Pero los clientes que todavía no han pedido nada, si ven que empieza a tocar alguno de estos acordeonistas, se van de la terraza. Es que, el ruido que hacen no dejan ni hablar con el de al lado", abunda.

Por su parte, Vasile Gitó, de 44 años, uno de los acordeonistas, explicó que la melodía que toca siempre es el Vals de la Barca. "Es una canción tradicional rumana, y la toco porque me gusta mucho", señaló.

"Yo creo que tocan mal adrede, para llamar más la atención", disiente por su parte, José Ramón Irisarri López, propietario de el bar Txoko y El Kiosko, refiriéndose a los cuatro acordeonistas de origen rumano que se van turnando a lo largo de cada jornada en la Plaza.

"Se puede tocar mal, pero tan mal... y más después de dos años en que ves a los mismos y siempre interpretando la misma canción desde las 11 de la mañana hasta las 8 de la tarde", señala Irisarri, quien pone por delante que "al menos esta gente se intenta ganar la vida".

Coincide que, como los caracoles, los acordeonistas callejeros surgen cuando sale el sol, y este es el momento de más clientela de las terrazas.

"Se van turnando, y pasa uno cada cinco minutos, con lo que se nota en el público, que va a menos cuando aparecen", expone Irisarri, de 40 años.

Fuera de jurisdicción

Generalmente, los camareros piden a los músicos que toquen fuera del recinto ocupado por sillas y mesas. Pero más allá no tienen jurisdicción. "En principio, no se les puede decir nada, a no ser que estén dentro del perímetro de la terraza", explican algunos empleados del Iruña.

Pero el ruido no respeta ese límite y llega a todos los clientes. "Hay algunos músicos que son agradables, y se les escucha a gusto. Pero estos del acordeón son unos cansos, y no podemos hacer nada". Sólo pagar 3 o 5 euros, algo que reconocen en el Iruña que han hecho al menos en media docena de ocasiones.

Jesús María Garzaron, de 66 años, 54 como hostelero, y copropietario del bar Windsor, coincide en la crítica musical expuesta por sus compañeros. Pero él no es partidario de abonar ninguna cantidad: "Si le das un euro a uno para que no toque, al día siguiente tienes aquí a tres o cuatro, y ya te están pidiendo 8 euros".


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • Ahia la inmigracion que toca..,los cat..Se infiere que no tienen nada que hacer en nuestro pais y tienen que vover al suyo.Porque ademas,querran que se les pague todo,incluida la seguridad social y,si posible,en la UNiversitaria.Hombre yaa
  • Gorritxo irakurri duzu, joan zaitez otorrinora.jeje. xpuntos
  • Ummm, me voy a comprar un acordeon, no se como se toca pero seguro que consigo que haga algun ruido asi me voy para alli, me pego cuatro berreos y me saco una propiniña, que hace falta. Paaalooomiicaaaaaaaaaa...Pitufo
  • Pues a mí me gustan, caramba. Es que es tan tierno el acordeón...Cordobán
  • Son muy malos tocando, son molestos y como para ellos, mientras haya gente que les mantiene, pues salen a las 11 de la mañana con el carrillo de la acordeon, las silla y la caja de zapatos y a dar la puta murga, así que seguirán viniendo y se disputarán las esquinas como los pobres en Madrid. Mientras nuestras autoridades ni caso. Vaya propaganda de Pamplona, que atrayente para los foraneos y los demás a fichar a las seis y no poder descansar a la tarde. Que se vayan con la mísica a otra parte y que pasen la ITV previa por el Conservatorio. A su casa de una vez.

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra