Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
BALONMANO

Una invitación a soñar

Las paradas de Matosevic, la mejoría defensiva y los contragolpes del Portland hundieron al Valladolid en una gran segunda mitad

Actualizada Viernes, 18 de abril de 2008 - 04:00 h.
  • J.J. IMBULUZQUETA . ZARAGOZA. ENVIADO ESPECIAL

El Portland salvó ayer su primer asalto en la Copa del Rey de Zaragoza y mañana, a partir de las 18 horas y después de tres temporadas sin llegar a esa penúltima ronda, jugará la semifinal frente a un Barcelona, que eliminó al anfitrión Cai.

Para conseguirlo, el equipo navarro arrolló ayer a un Valladolid (40-30) que controló la primera parte pero que no sentenció cuando pudo y lo pagó muy caro. Cuando el equipo navarro se puso las pilas en defensa y ajustó su ataque -apoyado por las excelentes acciones de Matosevic y Malmagro-, desarboló a la contra a su rival.

En el inicio del encuentro, las paradas de Sierra (7 en los primeros 11 minutos) permitieron al conjunto pucelano -aprovechando a la perfección los lanzamientos de su primera línea y los 7 metros provocados por Prieto en el pivote- tomar una inquietante renta de 4-9 (m.12). Javier Cabanas, técnico antoniano, trató de reconducir la situación con un tiempo muerto, sentó a un descentrado Balic y cambió a Svensson por Matosevic en la portería. Funcionó.

Precisamente las acciones del meta croata -aprovechadas en ataque por Hernández, Nikolic y Malmagro- fueron la diana que despertó al conjunto navarro (10-12, m.18). Sin embargo, el juego ofensivo navarro ante la 5-1 pucelana no estaba fluido, funcionaba a tirones y eso se traducía en numerosas pérdidas de balón, que facilitaron el que los de Juan Carlos Pastor volviesen a escaparse en el marcador (10-15, m.21).

Un 22-13 tras el descanso

Fue el toque de atención definitivo para los antonianos. Intensificaron la defensa, recuperaron la aportación de un Balic que volvió a la pista más enrabietado y, saliendo rápido al ataque, dieron la vuelta al marcador con un 8-1 (17-16, m.27). Una última vaselina de Nikolic permitió al cuadro navarro irse al descanso con un 18-17.

El Portland entró de llenó ya en el partido y -aprovechando los robos de balón, el acierto de Matosevic y la efectividad a la contra de Hernández- tomó una cómoda renta con un parcial de 4-1 (24-19, m.37). La 6-0 albiazul, con Dominikovic y Jorgensen en el centro, funcionaba a pleno rendimiento. El Valladolid ya no encontraba los huecos ni las facilidades para buscar a su pivote que tuvo en la primera mitad y se resintió.

El mazazo definitivo llegó en el minuto 44. Entonces, el balón escupido por el palo en un contragolpe salvó al Portland de lo que hubiera sido un peligroso 27-25. Y esa inquietante situación, favorable al conjunto pucelano, se tornó en un 4-0 de parcial de los antonianos que sentenció a su rival.

Nikolic, Hernández, Malmagro y Kjelling siguieron anotando frente a un Valladolid blando en defensa y sin ideas en ataque.

La renta antoniana fue creciendo progresivamente, a base de contragolpes, de la misma forma que un descorazonado Valladolid bajaba los brazos.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Noticias relacionadas

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra