Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
SOCIEDAD

El primer DNI, con 81 años

En casa manejaban un número que creían su DNI, pero nunca habían visto el documento

Actualizada Martes, 15 de abril de 2008 - 02:32 h.
  • P.F.L. . ERRAZKIN

Francisco Oreja Martinicorena dejó perplejos hace dos semanas a los funcionarios de la oficina del DNI. Ese día, Paco, de 81 años y vecino de Errazkin, localidad de Larraun, cercana al valle de Araitz, viajó a Pamplona acompañado de su hermano Miguel y de su cuñada Mari José Azcona, dispuesto a sacarse su primer carné de identidad. Tras solicitar los pertinentes permisos en Madrid, el documento está ya en camino y esta semana lo recogerán.

Para ello aportarán la partida de nacimiento y unas fotos de carné, las primeras imágenes que retratan el rostro de Paco, un hombre que apenas salió de su pueblo y al que ese día de hace dos semanas le dio la impresión de que en Pamplona se concentraban todos los coches de España.

Paco Oreja Martinicorena, soltero, reside con su hermano Miguel, su cuñada Mari José y los tres hijos de estos en el caserío Mugerza. Arrastra desde joven una pequeña minusvalía psíquica, a la que ahora se une una incapacidad física causada por una enfermedad degenerativa. Su cuñada arroja luz en la singular historia de este hombre, que ahora comenzará a existir como ciudadano español. "Vivo aquí desde que me casé hace 30 años, unos más tarde, hicimos los papeles para conseguir una pensión por su minusvalía. Nos pidieron un número de DNI y aportamos el que había en casa en algún papel de Paco. No hubo ningún problema. Yo siempre pensé que ése era el verdadero número, aunque es cierto que nunca había visto el documento", resume Mari José Azcona. En este tiempo, jamás le han pedido el carné. Para nada. Nunca fue a votar, no ha traspasado fronteras, ni le han parado en un control. No ha dependido del DNI. Pero, hace unos días, su familia se informó sobre los trámites para la ayuda a la dependencia. Entonces se lo pidieron. No había documento y el número que aportaron pertenecía a otra persona. Se acercaron a la oficina del DNI y allí les confirmaron que nunca había estado registrado. Asombrados, iniciaron entonces mismo los papeleos. Solicitaron la partida de nacimiento en el Ayuntamiento del valle de Larraun. Allí se llevaron otra pequeña sorpresa. Siempre celebraron su cumpleaños el 27 de julio, pero en realidad nació dos días después, del año 1926. Luego fueron a hacerle unas fotos de carné, las primeras de su vida. En ellas aparece sin su txapela de vestir pero, aún y todo, se ve bien guapo. Sonríe y sujeta con fuerza el pequeño tarjetero donde guarda los retratos que, junto a su huella dactilar, validarán desde mañana su condición de ciudadano. Su hermano Miguel, más joven, recuerda que tramitó su DNI cuando fue a sacarse el carné de conducir. "Tendría 18 años, me lo pidieron para eso pero, claro, Paco no conduce", matiza.

64 años de historia

Paco Oreja, un hombre menudo, enjuto y risueño, de mirada franca, lleva una vida normal. Es el mayor de una familia de nueve hermanos. Antes echaba una mano en las tareas del caserío, paseaba y se hacía querer. Su enfermedad le libró del servicio militar. Ahora apenas puede caminar, lo hace ayudado por dos personas. Si sale el sol, se asoma a la terraza, desde la que domina las cordilleras cercanas a las Malloak. Y si el día es frío, se decanta por la tele. Le gustan las noticias y los bailes con chicas de buen ver. "Se lo merece todo, es una buena persona y siempre está de buen humor", interviene su cuñada.

Antes no le gustaba salir, su enfermedad condicionaba más su carácter. Ahora ha mejorado, está siempre alegre y también dispuesto a montar en un coche y viajar a Pamplona, donde sólo había estado hace dos décadas, cuando tuvo que ser ingresado por una pequeña dolencia. "Yo creo que allí están todos los coches de España", dice sorprendido ante el tráfico de la capital. Está deseoso de volver para recoger su documento. Ya lo rubricó. Sabe escribir y también leer, aunque no puede asimilar el contenido de los textos. En Pamplona empuñó con fuerza el bolígrafo para estampar su firma en el DNI. La ilusión superó al envite de la enfermedad degenerativa que ya ha deformado sus dedos.

Francisco Oreja se inscribirá como ciudadano con 81 años. Será uno más desde que se instaurara el DNI hace ahora 64 años, el 2 de marzo de 1944, justo cuando Paco contaba 18 años, subía monte arriba en busca del ganado, cantaba versos y coplas que aún entona y echaba algún piropo inocente a las mujeres que tanto le gustan.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • Historia increíble, graciosa y , si me apuras, casi envidiada. Un abrazo Francisco.Anhelo
  • Luis: vete a Errazkin (si sabes dónde está) y pregunta. Desde luego, parece una persona querida y conocida en el pueblo y en la zona, nada de un "ocultado" y ha llegado a los 84 años en muy buenas condiciones. Me parece una pasada tu comentario, y si sabes algo en contra, deberías denunciarlo donde proceda.Damero
  • Cómo puedes decir que era una carga?Tx
  • Este pobre postergado pertenece a la categoría de personas que la familia escondía por la vergüenza que suponían los minusválidos.Seguro que en el caserío ha sido el "burro de carga" sin derechos...No es el único caso,lamentablemente !Luis GalarragaL.Galarraga
  • ¿No estaba registrada pero cobraba una pensión?Mario

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra