Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

George W. Bush se queda sin audiencia

La lucha entre Barack Obama y Hillary Clinton resta audiencia a los actos del presidente norteamericano

Actualizada Domingo, 13 de abril de 2008 - 10:25 h.
  • AGENCIAS. Washington (EE UU)

El presidente de EEUU, George W. Bush, intenta dejar un legado más allá de la guerra en Irak, pero a nueve meses de abandonar el poder halla no sólo cada vez más desinterés entre su audiencia, sino a veces... ni hay audiencia. La Casa Blanca encuentra que, en el terreno informativo, debe competir con el "tirón" de una campaña electoral demócrata muy reñida, en la que la lucha entre Hillary Clinton y Barack Obama se lleva de calle el interés del público. Y se come los presupuestos para coberturas informativas de los medios.

En su reciente viaje a Europa, cargado de contenido informativo -se reunía por última vez con el presidente ruso Vladímir Putin y discutía sobre la ampliación y las tropas para Afganistán en la OTAN-, apenas unas decenas de periodistas acompañaban al presidente, bien lejos de los cerca de 200 habituales hace tan sólo un año.

Los viajes en territorio nacional tienen aún menos quórum, y de la larga lista de periódicos que volaba con el presidente ya sólo quedan tres -"The Washington Post", "The New York Times" y "Los Angeles Times"- que figuran en todas las salidas fuera de Washington.

Otrora, la rueda de prensa del pasado miércoles en la Casa Blanca hubiera registrado un lleno ante la bandera. Participaban no menos de cuatro secretarios del Gobierno, encabezados por la secretaria de Estado, Condoleezza Rice, y el secretario del Tesoro, Henry Paulson, para hablar sobre el Tratado de Libre Comercio (TLC) con Colombia.

En cambio, el panorama era desolador: había un grupo escaso de periodistas tomando notas, en clara minoría frente al tropel de secretarios y sus asistentes al otro lado del atril.

El jueves, cuando Bush anunció una parada en los recortes de tropas en Irak, la Casa Blanca se resignó a no pedir a las cadenas de televisión que retransmitieran el discurso en directo, como hubiera hecho en años previos debido a la relevancia de la noticia.

Un análisis del experto en televisión Andrew Tyndall indica que en los primeros meses de 2008 la información sobre la Casa Blanca sólo generó 19 segmentos en los informativos nocturnos de las grandes cadenas, frente a los 302 de la campaña electoral.

En unos ciclos informativos que demandan constantemente lo último, los mensajes de Bush tras siete años y medio de mandato y cinco de guerra no suenan precisamente a novedosos.

E incluso cuando lo son, tampoco parecen llegar muy lejos ante un Congreso en el que la oposición demócrata es mayoría y unos líderes extranjeros que tienen ya la vista puesta en la sucesión.

Unos índices de popularidad por debajo del 30 por ciento, como apuntan las últimas encuestas, y una economía estadounidense encaminada a la recesión tampoco le ayudan a mantenerse relevante.

Hace apenas diez días Bush vio cómo los países de la OTAN denegaban por el momento una vía para incluir a Georgia y Ucrania en la Alianza, pese a la fuerte presión del presidente estadounidense.

En su gira por Europa del Este, el presidente tampoco logró, pese a lo que esperaba originalmente, que Putin le diera el visto bueno ruso al escudo antimisiles que Washington planea en Europa del Este.

Y esta semana recibió un revés cuando envió al Congreso el TLC con Colombia, para su votación en un plazo de noventa días como obligaba la ley y contra los deseos de los líderes demócratas.

La Cámara de Representantes votó, pero a favor de cambiar la ley para eliminar el plazo de noventa días y aplazar "sine die" una decisión sobre el TLC.

Pero si Bush parece haber perdido su lustre como mandatario del país, sí parece conservar su "toque mágico" a la hora de recaudar fondos.

A lo largo de su mandato, el presidente ha participado en más de 300 actos de recaudación de fondos, en los que ha logrado la friolera de más de 760 millones de dólares para el Partido Republicano, según cálculos no oficiales.

Este mismo fin de semana, Bush estuvo en un acto de este tipo en un rancho vecino al suyo en Crawford, en Texas. ¿La recaudación? 3,5 millones de dólares en una sola noche.

Al menos para algunas cosas, está demostrado que el presidente sí tiene audiencia.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra