Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
CULTURA Y SOCIEDAD

Goya, cronista de la guerra

El Museo del Prado inaugura una gran exposición con cerca de doscientas obras que muestran la visión desencantada del pintor aragonés sobre la Guerra de la Independencia y sus consecuencias.

Actualizada Sábado, 12 de abril de 2008 - 04:00 h.
  • TOMÁS GARCÍA YEBRA . COLPISA. MADRID

EL Museo del Prado se suma al aniversario de los 200 años de la Guerra de la Independencia con una muestra -cerca de doscientas obras- en las que se exhibe la cara más ácida, amarga y desencantada de Francisco de Goya y Lucientes (Fuendetodos, 1746-1828). "No es exactamente una crítica sino un espejo de la época", dijo Manuela Mena, una de las máximas expertas en la obra del pintor maño y comisaria de la exposición Goya en tiempos de guerra.

Noventa pinturas (de las que más de 65 pertenecen a coleccionistas privados o a instituciones ajenas del Prado), dibujos, aguafuertes y litografías forman el grueso de una muestra que se articula en torno a dos obras: El 2 de mayo de 1808 en Madrid: la lucha contra los mamelucos y El 3 mayo de 1808: los fusilamientos de la montaña del Príncipe Pío. Las dos obras han sido "modélicamente restauradas", aseguró el director adjunto de conservación e investigación del museo, Gabriele Finaldi. "Además de devolver a los óleos el lustre inicial hemos recuperado partes del lienzo de "los fusilamientos" que estaban dañados". En 1938, relató Finaldi, el camión que trasladaba estas pinturas a uno de los refugios republicanos chocó en la localidad castellonense de Benicarló. "Querían salvarlas y la fatalidad obró en su contra".

Los dos cuadros constituyen "la expresión más nítida del pensamiento crítico e independiente de Goya", según palabras de Manuela Mena. "Un hecho real se transforma, merced al genio del artista, en un símbolo inmortal, en una metáfora imperecedera".

Dividida en cuatro "escenas" o secciones, la muestra abarca los 25 últimos años de la vida del artista. La primera de las "escenas" comienza en 1794 -año en que Goya se queda sordo- y concluye en 1800. De esta etapa son los Caprichos y La familia de Carlos IV. "Alternaba los encargos oficiales con otras piezas en las que comienza a soltar la mano y a liberar sus demonios interiores".

La segunda "escena" comprende desde 1800 hasta 1808. La tercera se sumerge en los años de la guerra (1808-1814) , y la cuarta y última (1814-1819) plasma las consecuencias de la brutal contienda. "Entre 1794 y 1819 la vida y el arte de Goya evolucionaron desde una ambición cortesana, plenamente alcanzada con su nombramiento de primer pintor de cámara en octubre de 1799, hasta la libertad e independencia de sus años posteriores, interesado fundamentalmente en el estudio de la naturaleza humana y sus conflictos", precisó la comisaria.

Después de la Guerra de la Independencia, Goya se centró, sobre todo, en sus dibujos y en los aguafuertes, con series como los Desastres de la guerra, la Tauromaquia y los Disparates. La Inquisición, la represión, la mala educación, el engaño, la locura, la ignorancia, la brutalidad de las pasiones, quedaron reflejados en unas imágenes "de una fuerza sobrecogedora".

+ Goya en tiempos de guerra. Museo del Prado. Hasta el 13 del julio. Entrada en venta anticipada (902 107 077), 9?; en taquilla, 6?. http://www.museodelprado.es


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra