Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
SUCESOS

Un militar mata en Guadalajara a su ex pareja y al novio de ésta y se suicida

La mujer tenía un dispositivo de telealarma y sobre su agresor pesaba una orden de alejamiento que ya había quebrantado

Actualizada Viernes, 11 de abril de 2008 - 04:00 h.
  • COLPISA. ALOVERA (GUADALAJARA)

Un nuevo episodio de violencia de género sumó ayer todos los ingredientes del más crudo drama en la provincia de Guadalajara. Tres muertos, la ex mujer del asesino, el nuevo novio de ésta y el verdugo de ambos, militar de profesión, que se suicidó después del crimen. Todo ello en presencia de un niño de cuatro años, hijo de la fallecida y de su asesino. Se sabía que éste era peligroso pero no hasta qué punto.

La mujer, víctima número 25 por violencia de género en lo que va de 2008, contaba con un dispositivo de telealarma para mujeres maltratadas y sobre su agresor pesaba una orden de alejamiento que ya había quebrantado antes. Para las organizaciones feministas, no se valoró bien el riesgo que corría la mujer.

Javier Lacasa Cebolledo, sargento del Ejército de Tierra con destino en Canillejas (Madrid) de 34 años de edad, tenía muy claro el destino de su ex pareja, del actual novio de ésta y del suyo propio, pero no pensó en su hijo de 4 años.

Al domicilio con una pistola

Hacia las 7 menos cuarto de la mañana de ayer se dirigió al domicilio que compartían en Alovera (Guadalajara) su ex mujer, Sylvina Jannette Bassari, de 34 años y nacionalidad argentina y su actual novio, un teniente destinado en la prisión militar de Meco (Madrid) de 38 años y nacionalidad española al igual que él, con la intención de acabar con ellos.

Armado con una pistola se dirigió al número 3 de la calle de Manuel de Falla y llamó al timbre. El actual compañero sentimental de la mujer abrió la puerta y recibió dos disparos. Segundos más tarde Javier descerrajó tres tiros a Sylvina en la cocina y telefoneó al servicio de emergencias 112 para comunicar que en ese piso había dos muertos e iba a haber "uno más".

En presencia del niño

Tras colgar el teléfono se disparó un tiro que acababa con su vida. El único testigo de este brutal caso de violencia machista era su propio hijo de cuatro años de edad que no paraba de llorar, asustado de lo que acababa de ver y de la sangre que impregnaba sus zapatillas.

El niño fue trasladado al Hospital de Guadalajara para recibir apoyo psicológico y la Consejería de Bienestar Social de Castilla-La Mancha ha asumido su tutela aunque todo indica que serán sus abuelos maternos quienes se hagan cargo de él. Las autoridades regionales intentan contactar con ellos en Argentina, donde residen.

Sylvina y Javier habían vivido en Ajalvir (Madrid), localidad de la que la mujer se marchó a Alovera hace unos meses para convivir con su nueva pareja. Durante el matrimonio con su asesino presentó dos denuncias por malos tratos en 2003 y 2006 y logró una orden judicial de alejamiento a más de 500 metros en abril de 2007, orden que Javier quebrantó un mes después siendo detenido.

El Juzgado de Instrucción número 5 de Torrejón de Ardoz (Madrid) le ordenó entonces entregar una escopeta de aire comprimido y las demás armas que pudiera tener por su condición de militar.

A Javier Lacasa no le importó esta imposición porque adquirió una pistola con la que este jueves perpetró los asesinatos y se quitó la vida.

Tampoco sirvió el sistema de protección de teleasistencia a través de un móvil que tenía la víctima. Los servicios sociales de Torrejón de Ardoz iban a trasladar el expediente de maltrato de Sylvina al Instituto de la Mujer de Guadalajara pero Javier también se les adelantó.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • ¿¿¿Cómo que "adquirió" una pistola una persona a la que el juez le hizo entregar sus armas???¿Quién vigila al vigilante?

Noticias relacionadas

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra