Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
DEPORTES

Kim Kirchen repite triunfo

Abortó en la meta la escapada de su compañero Possoni

Actualizada Viernes, 11 de abril de 2008 - 04:00 h.
  • BENITO URRABURU . VITORIA

La transición en una carrera ciclista de seis días suele ser cuestión de horas, las que van desde el final de una etapa hasta el inicio de otra. La Vuelta al País Vasco lleva tres jornadas en las que la prueba levita bajo el dominio del equipo Astana. En Vitoria se cumplía la tradición y el pelotón se la jugaba en una llegada atípica, con un nuevo triunfo del luxemburgués Km Kirchen, el vencedor en Erandio. Kirchen ganó porque alguien tenía que hacerlo.

Lo hizo por delante de su compañero de equipo, Morris Possoni, superviviente junto a Amets Txurruka y Matthew Lloyd de la escapada que mandó durante muchos kilómetros, desde el inicio en Viana. David Herrero volvía a meterse en la llegada. Su momento de forma no admite dudas.

Los guiones que está teniendo la Vuelta al País Vasco resultan muy lineales. Tocata y fuga de un grupo de ciclistas, no muy amplio, y un final incierto, tanto de planificación como de resultados es lo que estamos teniendo. El líder, Alberto Contador, corre como los grandes: arrollando cuando ataca y apabullando si es su equipo el que tiene que trabajar. Tampoco eso es nuevo en esta carrera, ni en otras muchas. Normalmente, salvo mentes privilegiadas, eruditas o constantes, la historia, la de la humanidad, los pueblos y la deportiva es un libro al que se le suelen dar patadas, o bien se interpreta como interesa.

Dicho todo esto hay que pensar en lo que queda. El pasado ya no cuenta. Y lo que queda es lo más selectivo de la Vuelta. En los 162 kilómetros que nos llevarán desde Vitoria hasta Orio hay cuatro puertos puntuables. Los 14 kilómetros finales son un infierno.

Hasta que llega ese instante, unos segundos que todos esperamos que resulten mágicos, la Vuelta al País Vasco tuvo de nuevo como protagonista a Kim Kirchen. Este luxemburgués, 30 años, está salvando a los restos del equipo T-Mobile, el High Road. Astana le hizo el trabajo, era lo que les correspondía, mientras que el resto de formaciones y corredores se dejaba llevar, meciéndose bajo vaivenes azules.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra