Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
COMUNICACION

Tu vida en otras manos

"El guerrillero romántico ha perdido su ideario y se ceba en la crueldad", afirma Jon Sistiaga

Actualizada Viernes, 11 de abril de 2008 - 04:00 h.
  • M.R. . COLPISA. MADRID

COLOMBIA, un país de 44 millones de habitantes, tiene a 3.200 personas secuestradas en manos de distintas guerrillas, delincuencia común y mafia. El ritmo de hoy es de un secuestro al día.

Las últimas noticias sobre la precaria salud de la que fuera candidata a la presidencia, Ingrid Betancourt, ha movido al reportero Jon Sistiaga a permanecer veinte días en el país latinoamericano para hablar con antiguos secuestradores y ofrecer testimonios de los que fueran víctimas. El reportaje, Secuestrados: agonía en la oscuridad, se emite hoy en Cuatro, a partir de la medianoche.

El vicepresidente de Gobierno colombiano, Francisco Santos, declara ante las cámaras que terminarán 2008 "nada más que con doscientos secuestros, que no son muchos comparados con los dos mil o tres mil de hace algunos años", explica con resignación.

El programa entrevista a antiguos miembros de la guerrilla, que cuentan cómo son los métodos de secuestro y de financiación de su causa, así como a varios delincuentes comunes que se dedicaron en su día al rapto como negocio.

Perder el horizonte

El reportero vasco habla también con distintos policías que han detenido a secuestradores y explican cómo algunos son padres de familia con hijos que no tienen ningún empacho en secuestrar "como un trabajo normal y corriente; y si la cosa se complica, venden el preso a guerrilleros que realizan otro tipo de secuestros más largos, de años y años", explica Sistiaga.

En opinión del periodista, los guerrilleros, de las FARC o el ELM han perdido ese elemento romántico que lucha por una Colombia mejor, más justa y con riqueza más repartida. "En su ideario puede seguir existiendo ese objetivo, pero, a causa sobre todo de la labor ilegítima de la cocaína, ha perdido su horizonte. Comercia con la coca como arma para seguir subsistiendo militarmente hablando, y demuestra una crueldad terrible con sus secuestrados que se ha endurecido con los años todavía más".

Las FARC tienen ahora 700 personas secuestradas para sacarlas dinero. Además, otras cuarenta (policías, militares, políticos) para canjearlos por guerrilleros presos. "Llaman a estos canjes humanitarios cuando algunos llevan más de diez años en la selva en una situación tan poco humana, pudriéndose de asco, mientras que los guerrilleros están en la cárcel donde tienen comida y atención sanitaria".

Para Sistiaga, el secuestrador incurre en un delito peor incluso que el disparo de un sicario. "Al sicario le basta una foto para matar, mientras que el que secuestra convive con el secuestrado, llega a conocer sus emociones, su forma de pensar, puede intimar con él o tener una empatía, pero no dudaría en pegar un tiro, sobre todo las guerrillas, si así se lo ordenan", explica.

"La joya de la corona"

El reportaje pone de manifiesto cómo Colombia parece estar saliendo del acostumbramiento a esta triste espiral para entrar en un rechazo cívico y social a ciertas prácticas que se daban por normales y en las que la violencia era moneda de cambio entre guerrilla, paramilitares, ejército, delincuencia común, sicarios y narcotraficantes.

¿Tendrá salida el caso de Ingrid Betancourt?. El autor del reportaje indica que esta mujer de precaria salud se ha convertido en "la joya de la corona de las FARC, ella es consciente de ello y sabe que va a ser la última en salir, sea el que sea el arreglo al que se llegue". En estos momentos se mantiene un juego de geoestrategia y diplomacia donde las FARC reclamarán un territorio "para considerar que tienen "liberado" parte de la superficie de Colombia"

A sus 41 años, Jon Sistiaga lleva cubiertos un buen número de frentes (Ruanda, Afganistán, Palestina, Kosovo, Irak) y de otros focos de noticia. Este periodista al que le gusta ser considerado como un reportero todo terreno estima que los documentales han demostrado que interesan a la audiencia.

Recuerda cómo se ha asentado entre el público de los viernes Callejeros, también en Cuatro, que se completa con otro reportaje de 50 minutos. "Lo estamos intentando; hay un sector que tiene ganas de ver buen periodismo en televisión pero en algunas cadenas el gran reportaje ha sido desterrado".


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra