Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
PLAZA CONSISTORIAL | JOSÉ MIGUEL IRIBERRI

Surtido de pactos

Actualizada Jueves, 10 de abril de 2008 - 04:00 h.

N O será por falta de pactos. O de ganas de pactar. El candidato Zapatero entró en la investidura con una caja de surtido de acuerdos para ofrecer a la concurrencia, como el cumpleañero que va repartiendo pastas por el trabajo. En la "idea de España" del próximo presidente del Gobierno entra de lleno la idea de pactar los asuntos de Estado: la lucha contra el terrorismo, la economía, la justicia, la financiación autonómica.

No será por falta de pactos. O de ganas de pactar. El candidato Zapatero entró en la investidura con una caja de surtido de acuerdos para ofrecer a la concurrencia, como el cumpleañero que va repartiendo pastas por el trabajo. En la "idea de España" del próximo presidente del Gobierno entra de lleno la idea de pactar los asuntos de Estado: la lucha contra el terrorismo, la economía, la justicia, la financiación autonómica.

Zapatero dejó claras las intenciones de alcanzar acuerdos "urbi et orbi" y quiso personalizar en Rajoy su querencia especial de negociar con el PP, segundo de a bordo en el Congreso. Por alusiones, el presidente de los populares respondió tajante: "si usted me llama, yo voy". Y sólo faltaron unos violines al fondo para ponerle música a la letra. Sonaba muy bien. Y habrá que aferrarse al sonido inicial de un debate en el que los dos grandes protagonistas apelaron al sentido de la responsabilidad. Es lo que pide el cuerpo después de cuatro años de tensión permanente, aunque esos mismos cuatro años miden la distancia enorme que puede haber entre las intenciones y los hechos. Cuando dentro de poco las cámaras registren el encuentro en La Moncloa no será la primera vez que el presidente del Gobierno llama al líder del PP y que éste acude a la cita. Los resultados son conocidos. Si entonces se hubieran ejecutado las buenas intenciones ahora no estarían los dos políticos tratando de rodar nuevamente la misma película.

El fracaso político frente al terrorismo se vuelve directamente contra Zapatero, que sigue, por cierto, sin rendir democráticas cuentas de cómo administró el aval pedido al Congreso para aventurarse ante ETA. El presidente en funciones vuelve a ofrecer la teoría de un pacto por unanimidad para la derrota del terrorismo, aunque la práctica impida la suma de aquellos que tienden la mano al brazo político de los terroristas.

Zapatero camina por dos sendas a la vez. Una conduce al pacto hoy por hoy impracticable; otra le aleja del pacto firmado por él con el PP y abierto a todos. El Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo, que fue defendido por el mismo candidato en la investidura de 2004 para enterrarlo después en el olvido, como si no hubiera habido motivos para convocarlo. Ahí, Zapatero sigue en su laberinto, diga lo que diga en la investidura. Aunque suene muy bien lo que dice.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra