Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
FERIA DE ABRIL/SEVILLA BARQUERITO

Exquisito Manzanares

Actualizada Martes, 8 de abril de 2008 - 04:00 h.

D e pronto, y a última hora, fue la tarde de Manzanares. Las dos orejas de un toro de Juan Pedro Domecq, todo nobleza, de gas cumplido y justa presencia, que se arrastró mientras furiosa y a jarros caía sobre Sevilla una frondosa manta de agua. Entre charcos tuvo que cuadrar Manzanares al toro y tundirlo de estocada tendida. Una faena triunfal: seguida con clamores rampantes, coreada con óles de trueno, subrayada con finura por la banda de la Maestranza.

Una faena del todo primorosa: el ritmo, la cadencia, la suavidad. Pero del todo rigurosa: ligazón, encaje, firmeza, empaque. Los enganches por delante del toro para irse con él de cintura el torero y mecerse con soltura. Por dentro el ritmo de Manzanares, que acabó toreando con delicadísimo compás. Fue faena de clara resolución. Sin tanteos. Entre rayas y en la frontera de sombra y sol y sombra. Todo ahí. Muy generosa la faena y, por tanto, larga. Cuidadosa para dosificar el fondo del toro.

Poco antes de desatarse Manzanares, la corrida había estado bajo mínimos. Hundida al arrastrarse el cuarto, un sobrero de Parladé tan poco toro como el que acaba de devolverse por flojo o por cojo o por todo un poco. Y tan deslucido como cualquiera de los tres primeros. Paciente Ponce, sabio manejo; impaciente, nervioso, desarmado varias veces Castella; en son pero sin redondear Manzanares. Lo que más pesaba, con todo, era la gresca de fondo contra los toros y todavía más que el invitado más molesto e implacable: el viento. Un viento que no paró de arrear y descubrir a los toreros. A Ponce lo frió. Y a Castella en su primer turno. Pero resultó clave para que la faena de Castella al quinto provocara emociones intensas. Castella se cerró a las rayas y en ese terreno se jugó el pellejo. Aguantó al toro pruebas sin pestañear. Temerario pero dueño Castella. Rácano el premio para una faena de tanta intensidad.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra