Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
CAMPUS

La otra parte del juego

El Campus Trophy refleja la deportividad y antideportividad que hay en los equipos

Actualizada Lunes, 7 de abril de 2008 - 04:00 h.
  • J. AYESTARÁN/ M. OLCOZ . PAMPLONA

LAS competiciones tienden a polarizar. Se crean dos grandes grupos que buscan el mismo objetivo: la victoria. Luchan por los mismos puntos. Cuanto mayor es el premio, más grande es la rivalidad y la tensión. En todos los juegos hay dos partes: el que gana y el que pierde. Alrededor de esta órbita se encuentra un grupo de personas. Un colectivo que pretende ser objetivo y neutral. Se trata de los jueces o árbitros.

En el Campus Trophy se les reconoce por sus camisetas o polos amarillos con las letras, en negro, que dicen: Organización. También poseen un silbato con el que dictan sus normas. Cuando la voz de los jueces no gusta a las partes involucradas... Los árbitros terminan por ser el principal enemigo de los equipos. Pese a todo, su función es imprescindible en esta competición. Sin ellos, el Campus Trophy no podría celebrarse. Cada uno se marcharía con su visión a casa y sin ninguna solución conjunta. Ellos tienen la última palabra cuando se produce cualquier conflicto en la competición.

Otro gran equipo

El Campus Trophy cuenta con dos coordinadores Javier Moreno Gallego y Javier Álvarez Ochoa de Olza; 12 jueces: Izaskun Mainz Mendívil, Cristina Bedmar Jiménez, Susana Bedmar Jiménez, Aritz Santos Primo, Izaskun Echeverría Sarasibar, Alberto Barcos González, Adrián Barcos González, Iñigo Casado Barroso, Gaisko Novoa Gorráiz, Xabier Maiza Eseberri, Hodei Castellanos y Fernando Azcona de Simón; y 5 suplentes: José Alcalde Mendívil, Maitane Andueza Gastesi, Luis Álvarez Esparza, Maitane Tainta Laspalas y Felipe Fernández de Arcaia. Algunos de ellos son estudiantes de Universidad y ex participantes del campus. Otros pertenecen al grado medio y superior de actividades físico-deportivas de animación que hay en Lumbier.

Su jornada comienza a las ocho de la mañana para descargar y montar todo lo necesario para que se desarrollen las actividades. "Depués nos dividimos según las pruebas que tenemos que arbitrar y apuntar en la tabla los resultados, hacer las sumas...", describe Alberto Barcos González. Según este juez veterano, la peor franja para arbitrar es la del baloncesto y fútbol que es cuando "más piques" puede haber. Para otra de las jueces, Cristina Bedmar Jiménez, la dificultad se puede ver añadida cuando tienes que controlar un partido en el que la gente es conocida "aunque los jueces son muy profesionales y tratan de ser objetivos". Bedmar se queda, del Campus Trophy, con la deportividad y antideportividad que se respira.

Los equipos y los jueces tienen sus discrepancias pero barajan una opinión común: lo mejor de esta competición es la final.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra