Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
MÚSICA SANTI ECHEVERRÍA

Una Luz que nunca se apagará

Actualizada Lunes, 7 de abril de 2008 - 04:00 h.

L UZ Casal lo ha superadom su fuerte personalidad y sus ganas de luchar han vencido a la enfermedad y ahora ha vuelto con energías renovadas. Hasta el punto que el formato de su nueva gira en el que presenta su nuevo disco Vida Tóxica está planteado como si fueran dos conciertos en uno.

Y una de las conclusiones después de los visto el sábado por la tarde en Baluarte es que tanto en el estilo más acústico y baladista como en el eléctrico y rockero es que Luz Casal y la elegancia caminan de la mano.

En la primera parte acústica Luz salió a escena en escotada blusa roja, amplia falda negra y con su actual imagen de pelo corto, huella del tratamiento contra la enfermedad. Estuvo rodeada de unos excelentes músicos que brillaron uno a uno por su versatilidad con un cierre perfecto que se llama Tino di Geraldo al que le da igual ser motor en el flamenco, en el jazz, el pop, el rock o lo que se tercie. Luz fue construyendo excelentes interpretaciones con la verdad del acústico por delante en el que cualquier pestañeo inoportuno se capta. Dio sensación de que la enfermedad no ha hecho mella en su voz, domino el tempo, lució detalles a mansalva y mostró la capacidad de transmitir emoción como pocas vocalistas hacen hoy en día cantando en castellano, con el efectismo justo y un estilo en el que sabe milimetrar desde la respiración hasta el ataque mas adecuado. Su repertorio estuvo mejor encajado que un tetrix, tanto con canciones de Vida Tóxica -comenzó el concierto con Sé feliz y Regalé- como con otras tantas de buena parte de su discografía. Fueron momentos bañados de mucho sentimiento de Luz con sus músicos -todos vestidos en negro- casi en línea tras ella y al borde del escenario. Después de estos temas comenzó con sus cortas pero entregadas declaraciones en las que dio las gracias por la oportunidad de estar de nuevo en Pamplona después de tantos años. Desfilaron Entre mis recuerdos, Mi confianza, No me importa nada, Sentir, esa fusión de ranchera que es Dame un beso, Plantado en mi cabeza, Un nuevo día brillará -en el que logró que cantara todo el Baluarte- y cerró la primera parte con Piensa en mí que sacó la lágrima a más de uno.

En la segunda parte cambió el planteamiento escénico y hasta la ropa de la cantante que salió en pantalones y americana negras para romper y rasgar desde lo eléctrico y la estética del rock. Fue una segunda parte de energía y presencia en las que de nuevo demostró que está perfecta, con el talento intacto y la experiencia de su lado. Abrió con una excelente Soy a la que siguieron A cada paso que doy, Es por ti, Lo mejor de lo peor, la divertidísima Rufino, Loca, Grita y Un pedazo de cielo, para la que se puso una peluca para reverdecer laureles pasados.

Para los bises reservó otras dos excelentes canciones de su último disco como fueron 18 años y Bajo tu abrazo y cerró definitivamente con una apasionada, entregada, matizada y enorme interpretación con la verdad por delante de Besaré el suelo, genial muestra de su arte y su personalidad. Levantó una vez más a la audiencia de sus asientos que no tuvo tapujos para despedirla entre "¡bravos!" y entregadas ovaciones, premiando la calidad y la personalidad de una Luz que nunca se apagará.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra