Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
HOSPITALIZACIÓN A DOMICILIO>JUAN MARTÍNEZ GÓMEZ. BRONQUITIS Y PRÓSTATA. 85 AÑOS. VILLAFRANCA

"La comodidad que da ser tratado en casa es el mejor medicamento"

Actualizada Domingo, 6 de abril de 2008 - 04:00 h.
  • D.C. . VILLAFRANCA

Desde su casa de Villafranca hasta el hospital Reina Sofía de Tudela hay una distancia de alrededor de 35 kilómetros. Por ello, el hecho de haber sido admitido dentro del programa de la unidad de atención hospitalaria a domicilio ha sido para él y su familia todo un alivio. Juan Martínez Gómez, de 85 años, padece bronquitis y problemas de próstata de los que actualmente esta siendo tratado en su casa por el equipo médico del citado servicio.

"Tener que estar tan lejos de casa y de los seres queridos en una fría habitación de hospital no es nada agradable. Estando en mi hogar me distraigo mucho más, y puedo recibir con mayor asiduidad la visita de mis hijos y nietos. La comodidad que supone ser tratado en casa es el mejor medicamento", señala el paciente villafranqués, quien destaca la labor que realizan los médicos y enfermeras del servicio. "La asistencia médica es de calidad y a ella se une un trato más cercano que el que se puede disfrutar en el hospital. Los profesionales que me tratan son amables y pacientes. En el hospital todo va mucho más deprisa", indica.

Durante los alrededor de 20 minutos que dura la visita de la médica y la enfermera a su residencia, Martínez demuestra que el vínculo entre paciente y asistentes es muy fuerte. Entre bromas y piropos, el villafranqués ensalza su labor. "Estas chicas son todo amabilidad y paciencia. Hay días que estoy mejor y otros peor, pero cada vez que abro la puerta y aparecen ellas se me quitan todos los males", bromea.

Durante estos días de tratamiento, en la cocina del domicilio de Martínez se puede observar una curiosa "colección" de sobres, cápsulas, y papeletas de medicamento. La encargada de suministrar las dosis en el tradicional orden de "desayuno-comida-cena" es la mujer de Martínez, Amelia Cerdán Gómara, de 77 años, quien asegura que su marido es "muy disciplinado". "Mi nuera me ayuda mucho en esta labor, pero Juan se porta muy bien y no nos hace rabiar", bromea Cerdán.

"Antes de marcharse, las enfermeras me dejan todo bien apuntado para que equivocarme con los medicamentos. De todos modos, si me surge alguna duda y ellas no están, no tengo más que llamarles al teléfono de emergencia y me la resuelven", indica Cerdán, quien también agradece no tener que pasar "esas eternas noches" en el hospital. "Ahora tengo lumbago, y para mí sería casi imposible dormir en esos sillones que ponen al lado de las camas. Además, allí me aburro mucho. Aquí en casa siempre tienes algo que hacer y estás mucho más distraída", explica.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra