Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
XI FESTIVAL DE MÁLAGA DE CINE ESPAÑOL

Corbacho se pone serio

Después del éxito de su primer largometraje, Tapas, José Corbacho y Juan Cruz presentan Cobardes, una película sobre el acoso escolar y la incomunicación en las familias en la que el pesismo es "más contundente"

Actualizada Domingo, 6 de abril de 2008 - 04:00 h.
  • AGENCIAS. MADRID .

Concha Velasco, que recibió el Premio Málaga en reconocimiento a toda su carrera, se definió ayer como "una actriz de 68 años que sigue en activo y que no lamenta sus comienzos, pero que está también muy contenta de su presente". En momentos como éste se acuerda de sus inicios y de la gente que confió en ella "cuando era una pobre chica bailarina que se buscaba la vida acudiendo a todas las pruebas".

EL tándem que forman José Corbacho y Juan Cruz, triunfadores con su primera película, Tapas, en el Festival de Cine Español de 2005, regresa a Málaga con su segundo largometraje, Cobardes, que tiene como tema el acoso escolar pero presenta en segundo plano otros acosos y la incomunicación familiar. Corbacho explicó ayer, después de presentar la cinta en la sección competitiva del Festival de Málaga, que han mostrado el instituto de Hospitalet en el que estudia el protagonista "como una representación en pequeño de la sociedad en la que vivimos".

A su juicio, su nueva película tiene puntos en común con Tapas, como "la incomunicación de sus personajes, su soledad y el alienamiento social", aunque cree que ahora "es más contundente el pesimismo" de la historia. Durante la elaboración del guión estuvieron en contacto con profesores, adolescentes, psicólogos y otras personas que conocen el fenómeno del acoso.

En ese momento comprobaron que "alguien que ha recibido algún acoso acaba reproduciendo ese modelo", por lo que incidieron en "trabajar en la fina línea que separa a las víctimas y los verdugos".

El objetivo era contar una historia con la que "la gente se vaya a su casa y se pregunte una serie de cosas", según Corbacho, que en este proyecto dejó de lado la máxima cinematográfica que desaconseja rodar con animales y con niños.

"Trabajar con chavales es un arma de doble filo, porque hay que motivarlos, pero dan mucha verdad. No tienen la técnica interpretativa de los actores con experiencia, pero tienen unas reacciones muy reales", ha afirmado en rueda de prensa.

En cuanto al final, apuntó que decidieron dejarlo abierto porque el personaje reacciona de una determinada forma debido a sus circunstancias, aunque las maneras de solucionarlo podrían haber sido millones. "No defendemos el ojo por ojo, como hace uno de los personajes de la película, pero es una vía. Dura, pero no deja de ser real", sentenció.

Los dos matrimonios protagonistas están formados por Elvira Mínguez y Antonio de la Torre y por Lluís Homar y Paz Padilla, ésta en un papel alejado del humor.

"Siempre tenía el sueño de que llegara el cambio de registro, y he trabajado mucho el papel, porque sabía que era una gran oportunidad. Pienso que al menos lo he intentado", ha dicho Paz Padilla.

Por su parte, De la Torre, ganador de un Goya por Azuloscurocasinegro, ha admitido que después de este premio tiene "más ofertas y la posibilidad de elegir las cosas".

De su papel, "un hombre con miedo a no cumplir su rol, lo que le convierte en alguien incapaz y bloqueado", el actor ha explicado que muestra que "ser padre es algo imposible de aprender".

Uno de los protagonistas juveniles, Eduardo Espinilla, ha apuntado que ha vivido el acoso durante toda su vida, "no de forma directa, pero sí como testigo", y ha utilizado esa experiencia para sacarla en la película "de la forma más cruel posible".

Por otra parte, Javier Gutiérrez presentó su primer largometraje, Tres días, un trabajo que definió como un thriller fantástico que a su vez es "un cuento actualizado" sobre el fin del mundo, "con trasfondo apocalíptico de ciencia ficción". Protagonizada por Víctor Clavijo y Eduard Fernández, la historia cuenta cómo todo se desmorona tras el anuncio del fin del mundo por el impacto de un meteorito, que tendrá lugar en tres días. La gente se vuelve loca y la desesperación y el caos son la tónica general. En el pueblo perdido de Laguna, Ale (Víctor Clavijo), decide pasar sus últimas horas emborrachándose, pero debe cuidar de sus cuatro sobrinos.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra