Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
FERIA DE ABRIL/SEVILLA BARQUERITO

Turno en blanco para Castella

Actualizada Sábado, 5 de abril de 2008 - 04:00 h.

G RANDULLONA y llamativamente desigual, la corrida de Torrealta trajo dentro dos toros de buena nota. Con poco que ver entre sí. Estaban en el mismo lote. Primero y cuarto. Castaño lombardo, amplio, lustroso y acapachado aquél; negro, montado, alto de agujas, de caro trapío y notable cuajo el otro. El uno fue de verdad suave y bondadoso, y tanto que hasta llegó a escuchársele el eco de los pasos y pisadas en la arena.

El otro fue toro de mucha potencia, fijo en los engaños pero recrecido, siempre al ataque. Lo que de acompasadito tuvo el uno, lo tuvo el otro de zumbante y tonante.

Con ninguno de los dos se acopló Javier Conde. Imposible taparse con uno y otro. El son del primero, apuntado en unos movidos lances de recibo del propio Conde, quedó en claro cuando Castella salió en su turno a quitar por chicuelinas, que fueron tres. Un punto eléctricos los toques; más a tirón que a pulso el toro, que no se negó. Su dócil instinto le llevó a obedecer una orden bien sonora de Conde: "¡Quieto ahí!" Y quieto ahí. Más quieto que el propio torero.Faena toda en un sitio. Sin dudas pero llena de renuncios de fondo. Media a paso de banderillas y tres descabellos. Aplaudieron en el arrastre al toro. Por bueno.

También aplaudieron al cuarto, que impuso y respiró de bravo hasta muy poco antes de doblar. No tuvo final de bravo, pero sí la salida y casi toda la pelea en el caballo. Y hasta un punto de temperamento. Se abrió faena con un silencio de gran expectación. Conde se despatarró en una primera tanda de cierto aguante y de tapar al toro bien. Se fue a los medios como si hubiera llegado la hora. Pudo entonces el toro, algo crudo del caballo y encelado sin resistirse. Conde se lo echó para fuera y, cuando hubo que plantarse firme, renunció.No era su día aunque estuvieron a punto los dos toros.

El papel de la corrida era Castella y en torno a él estaba el ambiente. Un ambiente algo enquistado. La música misma, que pudo haber echado un capote y no quiso. Se midió al torero de Béziers con mucha distancia. En los dos turnos. Ninguno fue de particular fortuna. El segundo de corrida, escurridísimo de cuartos traseros, tuvo tendencia a abrirse, le costó repetir y, cuando descolgó, se quedó sin aire. Castella, airoso en un recibo con lances de bonito compás, le pegó muchos capotazos de brega. Más de lo normal. Aparatosa apertura de faena: estatuarios y una madeja de muletazos por bajo. El quinto fue fastuosa mole de seiscientos y pico kilos, que, en pinta colorada, parecían incluso más. Muy gruñón, escarbador, pero toro de mucho enredo, de arrear en banderillas y acostarse en la muleta por las dos manos. No le cogió el aire Castella, impaciente, tragón y encajado por la diestra pero sin soltarse, y abusando del toreo en línea con la mano izquierda. El toro hizo amago de rajarse al final. Castella estuvo firme siempre. Pero desangelado también.

Muy astifino, ancho y abrochado, el tercero, de buen remate, fue toro manejable. Algo distraído, escarbador, pero se estiró de repente y se puso a punto. Talavante le pegó con el capote muchos tirones, y los acusó el toro, que pareció flojear después de varas. Echó la carita arriba en la muleta. No lo llevó metido en ella Talavante. Ningún parecido con el Talavante de hace un año en esta plaza y parecida fecha. El sexto, castaño y bizco, muy bajo de agujas, de regulares hechuras, echó las manos por delante, se rebrincó, tuvo aire bruto, esperó en banderillasy mal que bien descolgó en la muleta. Se vino. Sin romper, sin ritmo. Tampoco con él se avino Talavante.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra