Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
LOS JUEVES, CONCEJALES DE TUDELA | MILAGROS RUBIO SALVATIERRA CONCEJAL DE NA BAI

"He nacido más para estar en la oposición que en el gobierno"

"El cargo público tiene que tener cierto grado de altruismo y no tendría razón de ser si no está vinculado a los intereses del tejido asociativo de Tudela"

Actualizada Jueves, 3 de abril de 2008 - 04:00 h.
  • M.T . TUDELA

Es concejala del Ayuntamiento de Tudela desde 1979, lo que hace de ella la edil más veterana del consistorio ribero. Milagros Rubio Salvatierra tiene claro que el cargo público "no tiene por qué ser una carrera política".

"Es bueno que lo concibamos como algo coyuntural, de 4 años o de 34, pero coyuntural", añade la corporativa, al tiempo que no deja pasar la oportunidad de constatar que en el ayuntamiento, nunca se ha dado a su grupo la oportunidad de lanzar el cohete de las fiestas patronales. "Aunque es una cosa simbólica, refleja un cierto acaparar, digamos, poderes y privilegios por parte del grupo gobernante", dice.

Por lo que se refiere a la situación actual de la ciudad afirma: "En este momento está un poco quieta. Necesita moverse más".

Algún concejal, en el test que acompaña a estas entrevistas, dice que la jubilaría a usted...

Si, más de uno. Pero creo que muchos me hubieran querido jubilar también en el 79.

¿Qué tiene de positivo y negativo ser la edil más veterana?

De positivo, creo que la experiencia y que conoces el mecanismo municipal. Sientes que puedes trabajar cada vez con un poco más de madurez, y conoces a gente válida, que hay, en todos los grupos. De negativo, que a lo largo de los años, a veces darte contra la misma piedra una y otra vez, pues duele. Pero el balance, en conjunto, es francamente más positivo que negativo.

En todo este tiempo como edil, ¿cuáles han sido los mejores y peores momentos?

He tenido buenos momentos muy dispersos. Tampoco puedo decir que el trabajo municipal para mí haya sido una causa de muchas alegrías. Pero hay situaciones en las que, cuando consigues echar una mano a alguien que está en una situación difícil, ha merecido la pena estar en el ayuntamiento. O cuando el consistorio aprueba por unanimidad que se lleve a cabo lo que la iniciativa popular ya había conseguido con "Ribera Sana"; o cuando el otro día vi a la niña en la Bajada del Ángel. Como momento peor y más doloroso, superando con mucho cualquier otro, el del fallecimiento de José Mª Lacarra, hace un año. Era un gran concejal y una gran persona.

Tras casi treinta años en la oposición, ¿piensa o ha pensado alguna vez en la alcaldía?

Lo de alcaldesa no lo he pensado nunca, sinceramente. Quizás, porque tenía muy asumido desde el principio que el tipo de ideas que defendía y el por qué estaba en el ayuntamiento, que era fundamentalmente para llevar las reivindicaciones del movimiento asociativo, hacía más difícil que me colocase en esa situación de alcaldía. Pero si me tocase hacerlo, lo haría con mucho empeño.

¿Pesa a veces una labor tan larga de oposición?

Hay momentos puntuales en los que pesa la labor de oposición durante 30 años. Pero, globalmente, creo que he nacido más para estar en la oposición que en el gobierno. Lo creo francamente porque pienso que tengo mucha tenacidad y capacidad de resistencia. Pertenezco a ese sector social más amplio de lo que la gente cree, pero quizás minoritario socialmente, que sueña con un mundo con muchas oportunidades de igualdad para la gente. Tengo asumido en cierta manera que en la sociedad actual no se camina por ahí. Por lo tanto, no me toca estar en mayoría. El trabajo en minoría es tan digno, al menos, como el de mayoría: un poco más difícil, pero considero que tiene mucha razón de ser.

¿Qué cree que hace que los vecinos casi no vayan a los plenos?

El motivo principal es que desde las instituciones no se da aliciente a la participación ciudadana.

¿Qué tipo de relación tiene con los ediles de otros grupos?

De relativa amistad casi con todos los concejales del actual ayuntamiento, y una buena relación con todos. Pero es cierto que ninguna de esas relaciones supone que seamos la cuadrilla de amigos. La mía es al margen del ayuntamiento.

¿Hay tiempo para compaginar vida política y personal?

No estoy totalmente satisfecha de cómo las compagino, pero puedo hacerlo mejor ahora que cuando mi hija era pequeña. Durante años he estado poniendo entre el tercio y la mitad de mi sueldo para poder ser concejala, porque me descontaban en la fábrica las horas que faltaba para ir al consistorio, y nadie -ni partido, ni ayuntamiento- me lo compensaba. Era una parte que creía que tenía que hacer como aportación a un compromiso social. Para mí, el cargo público tiene que ir acompañado de un cierto grado de altruismo y no tendría razón de ser si no estuviera vinculado a los intereses del tejido asociativo de Tudela. Además de en el ayuntamiento, estoy en la Asamblea Antipolígono, participo en otras cuestiones de carácter feminista, antirracista y ecologista. Todo eso roba tiempo, pero ahora lo puedo compaginar más fácil.

Los actos oficiales no son lo suyo

Algunos tienen su razón de ser. Y en ocasiones, soy un poco radical en la no asistencia a algunos porque creo que hay un abuso en el número de actos de protocolo y el gasto que suelen conllevar. Esos actos protocolarios tendrían que abrirse más a los colectivos sociales, y ser más restringidos en número de ediles participantes.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Noticias relacionadas

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra