Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
SOCIEDAD

Cómo hacer frente a un vecino ruidoso

Todas aquellas personas que sufran los ruidos de las fiestas, los instrumentos musicales, la radio, la televisión, la lavadora o el taladro de su vecino tienen distintas vías para solucionar este molesto y sonoro problema

Actualizada Jueves, 3 de abril de 2008 - 04:00 h.
  • GOIZEDER LAMARIANO . PAMPLONA

LOS efectos del ruido están más que demostrados. Provoca estrés, irritabilidad, sordera, dificultad para conciliar el sueño y estados depresivos, entre otros. Los ruidos domésticos, esos que ocasionan los vecinos del entorno y que causan rencillas son los más difíciles de solucionar.

Las fuentes que originan el ruido varían. Las hay de todo tipo. Desde los bares y locales como salas de fiesta y discotecas que no cumplen con la normativa a la que les obliga su actividad, pasando por carreteras, aeropuertos, trenes, ascensores, puertas de portales, garajes, bombas de fluido, aires acondicionados o los ruidos causados por los defectos en la construcción de algunos edificios.

Enfrentarse al ruido que genera cualquiera de esas fuentes es mucho más fácil que tener que iniciar un largo proceso administrativo ante un vecino que origina lo que se denomina ruidos domésticos.

Los ruidos más comunes entre vecinos son aquellos que producen los residentes juerguistas, los que tocan algún instrumento, los del bricolaje, la lavadora, la televisión o la radio.

El límite aceptable para soportar el ruido se marca en 65 decibelios, según se recoge en la legislación europea. Este grado se alcanza, por ejemplo, en el ambiente cotidiano de una oficina. En lo que respecta a los domicilios, casi todas las comunidades autónomas han establecido un máximo de 35 decibelios en el período diurno y 30 en el nocturno.

Con los ruidos entre vecinos es más difícil actuar, pues las viviendas no están sometidas a ningún tipo de licencia y es más complicado ejercer algún tipo de control.

Según la Ley de Propiedad Horizontal, si un vecino genera molestias, el que las padece debe solicitar a la comunidad que requiera a éste para que cese su comportamiento. Entre las medidas que contempla la ley se halla la rescisión del contrato de alquiler y, en el caso de los propietarios, la privación del uso de la vivienda hasta un máximo de dos años.

El siguiente paso a seguir es presentar una denuncia al Ayuntamiento, y el afectado puede exigir que se lleve a cabo una medición de los niveles de ruido en su casa.

Las distintas vías

Llegados a este punto, y tal y como recuerdan desde Informes y Gestiones S.A. (INGSA), empresa dedicada a la administración de fincas, es casi imprescindible la asesoría de un abogado. Las personas que padecen niveles insoportables de ruido pueden optar por la vía administrativa, la penal, la civil, un recurso contencioso administrativo, un recurso de amparo o una queja ante el Defensor del Pueblo.

El ciudadano puede seguir reclamando al ayuntamiento, además del cese de los ruidos, una indemnización por daños y perjuicios de acuerdo a la responsabilidad patrimonial de la administración pública.

A través de la vía civil, se interpone una demanda contra quien produce las emisiones sonoras. Los trámites varían en función del lugar de donde provengan los ruidos: del propio edificio, de edificios colindantes o de actividades en la calle.

Se recurre a la vía penal en los casos extremos y se aplica cuando los ruidos ocasionan riesgo de grave perjuicio para la salud de las personas. Se debe presentar una denuncia ante el Juzgado, así como testigos, abogado y procurador.

También es posible reclamar por exceso de ruido presentando un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional, por violación del derecho a la intimidad y a la inviolabilidad del domicilio. Antes de recurrir a esta vía es necesario agotar el procedimiento judicial. Por último, también es posible presentar una queja ante el Defensor del Pueblo.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra