Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
NAVARRA

Homenaje al espacio habitado en Huarte

La exposición está acompañada de un amplio programa de conferencias, mesas redondas, cine y visitas

Actualizada Jueves, 3 de abril de 2008 - 04:00 h.
  • ION STEGMEIER . HUARTE

La Fundación Buldain rinde homenaje a la Fundación Buldain; a su sede, concretamente, el llamado chalé de los filipinos que levantó Víctor Eusa en Huarte, pero también a la idea de arquitectura en general. "Queremos homenajear a la casa como espacio y como metamorfosis, cultural, artística y arquitectónica", explicó ayer Iñaki Arzoz, comisario de la muestra junto con Blanca Oria.

Es, además, una de las exposiciones importantes de la Fundación Buldain, con un calendario de dos meses llenos de mesas redondas, conferencias, cine y visitas guiadas. "Muchas veces la gente ve la exposición, se va a su casa y ya está. Nos parecía buena idea completarla con actividades", apuntó ayer Blanca Oria.

La exposición es totalmente libre. Doce artistas, con doce puntos de vista diferentes, y que se basan sobre todo en la idea del espacio ocupado. En el caso de los más jóvenes, con el problema de la vivienda. Así, la muestra presenta propuestas curiosas como la Casa-Mesa, de action Futur (Pascal Lecailletel e Ibai Hermandorena) una curiosa mesa con cortinas para poder dormir debajo. Eso sí, es una vivienda unipersonal. Ellos lo llaman mueble arquitectónico.

Otra de las piezas más curiosas es el Emancipator bubble, de los arquitectos Alex Mitxelena y Hugo Olaizola y desarrollada por la artista Saioa Olmo Alonso. Se trata de un habitáculo inflable con forma de burbuja, para colocar dentro de la casa de los padres y que permite al joven emanciparse sin salir de la casa familiar. La obra fue en realidad la campaña comunicativa de este producto ficticio (http://www.emancipator.org) y en Huarte se presentan en un gran expendedor, como los que hay en los bares de chicles o de pelotitas.

Félix Ortega presenta Corazón de Tokio, una reflexión sobre el espacio público compuesta por una especie de paso de peatones descompuesto. "Lo único público que nos queda es el paso de peatones, donde anónimamente somos respetados", explicó ayer. Ortega habla de la privatización de lo público, de relación del ciudadano y la ciudad .

Una pieza de Arturo Navaz hecha con madera antigua de casas de 400 años; una combinación entre la idea de barracón para refugiados y el barroco, "que era una manera de atraer al pueblo a conceptos internos", apuntó Oria, del artista Dick Recalde; la Casa Árbol de Txuspo Poyo en Alsasua, o la pieza Made in Morocco de Paco Polan, "quería convertir una alfombra en algo que fuese útil y a la vez un plano. Están hechas en Marruecos, mano de obra barata", según dijo, son otras de las obras expuestas.

La muestra tiene tres grandes espacios. En la primera planta todo gira en torno al chalé de Eusa y la Fundación Buldáin. Ahí se puede ver los planos de la reforma o un gran cuadro de Xabier Morrás del Seminario de Pamplona (obra de Eusa). En la segunda planta está el núcleo central, dedicado al Espacio, arte y arquitectura de Francia, Navarra y País Vasco. Y en la biblioteca, bibliografía sobre arquitectura vernácula. "No hay prácticamente una sola obra que represente la idea convencional de la casa y la arquitectura", dijo con satisfacción el comisario.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Noticias relacionadas

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra