Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
FÚTBOL

Bojan vuelve a ser salvador

Los pupilos de Frank Rijkaard fueron fieles a su estilo, llegando al área con gran circulación, y con una defensa segura

Actualizada Miércoles, 2 de abril de 2008 - 04:00 h.
  • COLPISA. GELSENKIRCHEN.

El Barça logró una victoria necesaria y sufrida ante el Schalke 04 en el partido de ida de los cuartos de final de la Liga de Campeones. Un excelente resultado sellado por la bota derecha de Bojan que le sitúa a un paso de las semifinales si la próxima semana cumplen bajo el amparo del Camp Nou.

El descomunal porrazo liguero no desvirtuó la jerarquía azulgrana en Europa. El Schalke salió amedrentado ante un equipo sobre el que pesaba la dura espada de Damocles. El Barça estaba sometido a la presión de jugarse toda la temporada a una única carta. Esa necesidad la convirtió en su mejor virtud.

El Barça de los once primeros minutos rayó la perfección. Control de pelota y concentración máxima se combinaron con un par de pases en profundidad de los menudos peloteros azulgrana. Neuer desbarató el primero de ellos. En el segundo, el joven portero alemán contribuyó con creces a que Henry aprovechase su pésimo despeje para asistir a un Bojan que, como siempre, estaba en el lugar y momento oportunos para estrenarse en Europa.

La ventaja desveló los retoques azulgrana. Rijkaard instó a sus jugadores a conservar dos líneas muy replegadas. La defensa y los tres centrocampistas mantenían su estructura. Así que Zambrotta y Abidal casi nunca se atrevían a cruzar el medio campo.

El Schalke restaba agazapado ante el orden visitante limitándose a crear cierto peligro en algunas acciones a balón parado bien resueltas por la zaga azulgrana. Una buena dosis de concentración que algunos como Zambrotta estuvieron a un paso de quebrar al filo del descanso con un absurdo empujón sobre Kuranyi cuando el esférico ya había superado al ariete alemán.

Quedaba otro examen para los azulgrana. El más duro y complejo. Tocaba averiguar si el Barça resistiría el empuje alemán. La consigna era proteger por encima de todo la meta de Valdés.

Esta vez Frank Rijkaard leyó a la perfección los problemas de su equipo clavando los cambios. Márquez, Giovani y Sylvinho le dieron renovados ánimos al Barça que ya no volvería a pasar por problemas.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra