Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
LUTO EN EL PSN

Un líder en tiempos revueltos

Actualizada Martes, 1 de abril de 2008 - 04:00 h.
  • JOSE J. MURUGARREN . PAMPLONA

Primero buscábamos un conejo en la chistera que nunca llegaba y al final, aparecía Chivite. Algunos decían que carecía de magia, pero lo que sí aportaba, a manos llenas, era capacidad de trabajo" sentencia un veterano socialista. Fue diputado, senador y finalmente secretario general del PSN, a partir de 2004. En la época política que le tocó vivir, todos buscaban, primero, a un líder carismático.

Caído Urralburu y retirados de la primera línea nombres importantes del socialismo navarro, en cada nueva ocasión electoral, los afiliados descubrían que no había relevos capaces de replicar el brillo de la primera generación de dirigentes. De trato rocero, enormemente cercano, trabajador.., a Chivite le tocó lidiar en una etapa de crisis y desbandada. Su salto a la política navarra coincidió con la primavera del 96. Javier Otano, entonces secretario general del PSN, trataba de pescar nombres en el río revuelto del socialismo foral. Buscaba alguien que encabezara la lista del PSN al Congreso y estaba empeñado en que no tuviera ninguna relación con la etapa Urralburu. Chivite daba el perfil. Concejal del 83 al 87 y alcalde de Cintruénigo en dos legislaturas (87-91 y 91-95) se había granjeado reputación de afiliado trabajador y de dedicarle muchas horas al partido. "Y ninguna relación con la etapa anterior", confirma un líder socialista.

Carlos Chivite (Cintruénigo 22 agosto de 1956) logró en 1996 un acta de diputado. La caída de Otano tras descubrirse una cuenta en Suiza multiplicó las dificultades de un PSN que salía de su más dura crisis tras el escándalo de Urralburu. Los socialistas navegaban sin norte preciso. La dirección de Madrid decidió designar en la primavera del 97 una gestora que liderase los nuevos tiempos y un grupo relevante de afiliados quisieron catapultarle para convertirlo en la alternativa a Juan José Lizarbe, presidente de la gestora por deseo de Ferraz. Él alegó, ya entonces, razones de salud. Tenía el corazón tocado y utilizaba una válvula. Será en el verano de 2000 cuando Chivite cobre relevancia en el partido y se convierta en secretario de Organización del PSN con Juan José Lizarbe como secretario general. La sensación de ejecutiva integrada se rompe pronto. Las tensiones entre dos tendencias, la oficial de Lizarbe, más propensa a buscar acuerdos con el nacionalismo y la crítica, con nombres como Iturbe, Tajadura, Felones, que optan por otras fórmulas y no descartan el entendimiento con UPN genera tensiones. Lizarbe y Chivite, en una y en otra sensibilidad, terminan por distanciarse. Ambos se disputarán el congreso de 2004, el que gana Chivite, en un ambiente de máxima tensión. La dirección nacional del partido había ido dejando hacer, sin intervenir en las diferencias, "pero nunca entendió que se atacara a Lizarbe desde el interior del PSN". Esa era, según recuerda un dirigente socialista, la interpretación que se hizo en el PSOE de Madrid. "Allí no seguían el día a día y en aquel momento no parecía preocupar la inclinación nacionalista que manifestaban los seguidores de Lizarbe. En Madrid, se vio a Chivite como poco leal al secretario general que era Lizarbe. De hecho, Blanco en aquel momento le espetó: "tú serás el secretario general del PSN. Eso no quiere decir que seas el candidato". A juicio de algunas personas consultadas, ese conflicto pudo estar en el origen de las dificultades que siempre tuvo Chivite con Madrid. "Especialmente con José Blanco", el secretario de Organización, con quién, "Carlos no sintonizaba".

Chivite ya era secretario general del PSN. Había salido en una especie de carambola. Quienes le empujaron, dirigentes veteranos, dudaron hasta el último momento entre optar por "el conejo en la chistera". El entonces portavoz parlamentario, Fernando Puras, a quién trataban de seducir algunos barones del socialismo local, rechazó el ofrecimiento. Y esos mismos líderes pusieron en manos de la veteranía de Carlos Chivite la responsabilidad, tras analizar la opción de Samuel Caro, hoy secretario de Organización o Roberto Jiménez, actual portavoz parlamentario, dos valores demasiado jóvenes todavía. Su empeño programático fue "enderezar al partido socialista y devolverle una posición de fuerza mayoritaria en Navarra", subraya un concejal socialista. "Fue un acierto".

En agosto de 2005, Chivite se percibe fuerte y desvela que va a optar a ser candidato a las elecciones forales de 2007. "Incluso", relata uno de sus próximos, "esa sensación que transmitía meses atrás era observada en Ferraz con recelo". "Con el viento en contra en Madrid, Carlos siempre respondía, cuando le preguntaban en Ferraz, que era la militancia la que le quería ver como candidato a la presidencia del Gobierno foral". La reticencias no tardaron en filtrarse. La ausencia de respaldo de la dirección del PSOE provocó que comenzaran a circular los nombres de otros candidatos, Vicente Ripa, María Jesús Aranda o Juan Moscoso. Desde Ferraz se envía un mensaje doble: el candidato al Parlamento foral lo elegirían los afiliados navarros y el proceso tendría lugar en otoño. La plana mayor del PSN cerró filas en torno a Chivite y acompañó a su secretario general a finales de mayo de 2006 a Madrid. Se reunieron con Blanco, pero de nada sirvió. Ferraz decidió el 14 de junio suspender el proceso de primarias en el PSN, eliminando la posibilidad de que la militancia designara al candidato. El nombre del aspirante a presidente habría de elegirse de forma "negociada y dialogada" entre el secretario de Organización del PSOE, José Blanco y el secretario general del PSN, Carlos Chivite, un eufemismo que ocultaba una realidad más cruda: Madrid elegiría al aspirante a presidente de Navarra. O en román paladino, Ferraz bloqueaba la opción de Chivite, que contaba con los apoyos suficientes en Navarra para ser elegido por aclamación y optaba por Fernando Puras. El último capítulo se cerró el verano pasado. "Ferraz dudaba si pactar o no un gobierno en Navarra con los nacionalistas de NaBai o dejar a UPN en minoría" recuerda un socialista. "Sometido a las presiones de buena parte de la ejecutiva, de numerosos comités locales y de dirigentes socialistas navarros, Chivite con el resto de la ejecutiva socialista, decidió lanzarse al abismo y pactar con NaBai, probablemente persuadido de que Madrid no le iba a parar los pies, algo que, también en esta ocasión, finalmente ocurrió". El 3 de agosto pasado, la Ejecutiva Federal del PSOE decidía dejar gobernar a UPN en minoría. Tres días más tarde, Fernando Puras, presentaba la dimisión y con su abandono abría la última crisis. Chivite, ahora solo, se veía en una circunstacia especialmente complicada, propia de los tiempos revueltos que le tocó vivir. Gestionar la aproximación a UPN y convertirse en el interlocutor de los dirigentes regionalistas. Entretanto, algunos militantes de agrupaciones de la Ribera, precisamente el bastión más próximo a su origen cirbonero, abandonaban el partido como forma de protesta por la solución final y denostaban la proximidad a UPN. Chivite tuvo la habilidad de convertirse en referencia para el nuevo Gobierno regionalista a la hora de negociar.

Chivite concurrió a las elecciones del 9 de marzo. Una hemorragia cerebral lo retiró días antes de la campaña. Murió sin conocer que ni el desgaste por las negociaciones buscando un gobierno con NaBai; ni el cambio de postura posterior, ni las amenazas de los disidentes en su propio partido o de quienes vaticinaban el hundimiento del PSN iban a impedirle convertirse en el electo socialista con mayor respaldo en votos de la historia: 107.324 votos , en unos tiempos especialmentes revueltos.

  • Mi mas sentido pésame a su esposa, hijas y al Partido Socialista. Se ha marchado "un buen navarro".E.M.
  • Nunca mejor para recordar que....."cuando un AMIGO se va, deja un gran vacío"....Mi más sentido pésame a su familia.... Hasta siempre Carlos.Pedro Bueno
  • Querida Familia, Carlos fué un gran politico y un gran amigo de sus amigos, Mi amá y familia le echaremos mucho de menos. Desde Suiza un gran abrazoRosa Maria Simon Muñoz
  • Querido Carlos: En las pasadas navidades me mandaste una felicitación que me conmovió y que dice mucho de tu valía como persona, más allá de la política; me decías al final “eres un socialista de verdad y para mí un amigo aunque te cueste aceptarlo”. Yo Carlos te respondo: Has entregado tu vida por la causa socialista y a pesar de las discrepancias internas, también te tenía y te tengo como amigo y nunca te olvidaré. Danos fuerza y lucidez, Carlos, para que esta familia socialista que dejas, esté más unida que nunca por el bien del socialismo en Navarra. Un abrazo para tu mujer tus hijas y toda tu familia. Jésús Mary BarradoJESÚS MARY BARRADO PARDO
  • LEER MÁS MENSAJES
  • ESCRIBIR TU MENSAJE

  • Comentarios
    Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
    • Mis más sentidas condolencias a su familia Isabel y hijas de verdad con todo mi corazón. Descanse en paz y gracias Carlos por todo lo que me enseñaste. Mariano CerezoMariano Cerezi Puig
    • Mi mas sentido pésame a su esposa, hijas y al Partido Socialista. Se ha marchado "un buen navarro".E.M.
    • Nunca mejor para recordar que....."cuando un AMIGO se va, deja un gran vacío"....Mi más sentido pésame a su familia.... Hasta siempre Carlos.Pedro Bueno
    • Querida Familia, Carlos fué un gran politico y un gran amigo de sus amigos, Mi amá y familia le echaremos mucho de menos. Desde Suiza un gran abrazoRosa Maria Simon Muñoz
    • Querido Carlos: En las pasadas navidades me mandaste una felicitación que me conmovió y que dice mucho de tu valía como persona, más allá de la política; me decías al final “eres un socialista de verdad y para mí un amigo aunque te cueste aceptarlo”. Yo Carlos te respondo: Has entregado tu vida por la causa socialista y a pesar de las discrepancias internas, también te tenía y te tengo como amigo y nunca te olvidaré. Danos fuerza y lucidez, Carlos, para que esta familia socialista que dejas, esté más unida que nunca por el bien del socialismo en Navarra. Un abrazo para tu mujer tus hijas y toda tu familia. Jésús Mary BarradoJESÚS MARY BARRADO PARDO
    • LEER MÁS MENSAJES
    • ESCRIBIR TU MENSAJE

    © DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

    Continuar

    Estimado lector,

    Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

    Por favor, para diariodenavarra.es

    Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

    SUSCRÍBETE a DN+

    Gracias por tu atención.
    El equipo de Diario de Navarra