Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
MARINA PEÑA EXPERTA EN TRASTORNOS DE DÉFICIT DE ATENCIÓN

"Si los padres y maestros mejoran, el niño lo hará"

Después de estudiar durante más de 15 años las experiencias educativas de profesores de distintos países con niños con déficit de atención, Marina Peña ha creado el programa Reto y ha escrito un libro para orientar a los docentes.

Actualizada Lunes, 31 de marzo de 2008 - 04:00 h.
  • B. ARMENDÁRIZ . PAMPLONA

Su libro Qué hacer y cómo hacerlo es un manual para profesores. ¿Qué deben saber para tratar a niños con déficit de atención?

Realmente, lo que necesitan es aceptar que hay diversidad, que siempre va a haber un niño con dificultades de atención y de aprendizaje en el aula. No importa cuántos chicos se vayan, retornarán otros que van a presentar esas características. Lo fundamental es reconocerlos pero muchas veces no lo hace porque no sabe qué es.

¿Cómo se reconoce?

Hay tres tipos. El tipo inatento. Es un niño disperso, que no sigue instrucciones, a veces es más bien lento, hipoactivo, es un chico que puede estar en clase, mirando al profesor pero su mente está en otra cosa, olvida detalles, puede que no tome atención a las instrucciones que se le den... Está el otro tipo, el hiperactivo impulsivo, que contesta sin pensar, que interrumpe la clase, que se mueve, que no analiza las situaciones antes de realizarlas, contesta impulsivamente y en ocasiones tiene problemas con sus amigos porque no mide las consecuencias de sus acciones. Y está el otro tipo, que es un tipo mixto, que tiene un poco del área pasiva y en otros momentos se vuelve un poco hiperactivo o inquieto. Lo difícil, además de todo esto, es que algunos de ellos presentan dificultades de aprendizaje y esto hace el problema aún más complejo.

De estos tres tipos, ¿hay alguno especialmente numeroso?

De los tres hay cantidades importantes, lo que pasa es que el impulsivo hiperactivo es el que todo el mundo va a reconocer. Ése es el que generalmente va a llamar la atención. Lo preocupante es que existen un montón de niños del tipo inatento que no son detectados y, en lugar de eso, el maestro los ve como perezosos, vagos, no interesados y desmotivados .

Ante esto, ¿qué se puede hacer?

Hay que destacar que esto es un trastorno de origen neurológico, no es una condición psicológica ni es culpa de los padres. Esa condición neurológica les afecta a la parte del cerebro que se encarga de organizar, priorizar, resolver problemas y eso, precisamente, es lo que se ve reflejado en la escuela. No hay mucha diferencia entre un niño con una discapacidad severa como síndrome de Down y un niño con déficit de atención (TDA). El niño con síndrome de Down nació diferente, es especial, pero no menos que nadie, y requiere una atención especial. El niño con TDA es exactamente igual, nació diferente y requiere de una atención especial porque no es ni más ni menos que nadie para no recibirla.

¿Hay posibilidades de mejora?

Los que pueden mejorar son los padres y los maestros. Si ellos mejoran, el chico mejora. De ahí la importancia que están poniendo las asociaciones de padres en formar a los educadores y a los padres para que el entorno sea más efectivo.

¿Qué tipo de entorno hace falta?

Nada diferente de lo que debería tener cada hogar y cada escuela. En la escuela: orden, organización, mucha motivación, instrucciones concretas, claras, una enseñanza más comprensiva y más concreta para el estudiante. Y en casa, límites, orden, hábitos, organización...Creo que muchos de estos chicos benefician a muchos maestros y padres porque empiezan a hacer las cosas como hay que hacerlas.

¿Cómo reacciona un profesor ante un niño que no le presta atención o le revienta la clase?

La reacción es muy natural, es de frustración. Le llama la atención una vez, dos y, si no lo acata, acaba perdiendo la paciencia. Los profesores se frustran mucho porque tratan de hacer lo que saben hacer y no les funciona. Por eso, es importante conocer lo que es. Ellos son personas que tocan y marcan vidas. Por eso, se vale equivocarse pero no se vale dañar y, muchos de ellos, a veces con sus actitudes son un poco rudos con los chiquillos. Para un niño es muy duro que todo los días se les mande un mensaje diciendo: "no me gusta cómo eres".

En estos 15 años que lleva usted estudiando este problema, ¿ha notado si va en aumento?

Siempre ha existido, lo que ocurre es que ahorita se le está poniendo muchísima atención por los efectos que puede tener en términos educativos y en la vida personal del individuo, a largo plazo. Si usted tiene muchas experiencias de fracaso, si no logra el autocontrol, si usted vive todo el tiempo criticado porque se burla, porque interrumpe, porque no lo logra, evidentemente su autoestima se va a ver dañada y eso traerá consigo unas condiciones emocionales que no son las más favorables. Por eso, ahora hay más información, más investigación y más inversión.

¿Qué mensaje daría a los profesores?

Es un mensaje claro: enseñemos a los chicos cómo son, rescatemos su forma de ser.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra