Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
SUCESOS

Freno al robo en camiones

"Hay quienes no ganamos lo suficiente para pagar todos los meses lo que cuesta un aparcamiento vigilado"

Actualizada Lunes, 31 de marzo de 2008 - 04:00 h.
  • LAURA PUY MUGUIRO . CAMPANAS

YA era noche cerrada, sobre las diez, y Ángel Romero Rodríguez decidió dar una vuelta con su coche por el aparcamiento de Campanas donde estaciona sus camiones. Vigilante, observó unas piernas junto a uno de sus vehículos. Se acercó en su coche y alumbró en dirección a aquellas piernas con una ráfaga de luces largas. Las piernas salieron corriendo y se montaron en un vehículo, que huyó. Junto al camión, Ángel vio seis garrafas de unos 25 litros cada una.

"Le dio tiempo a sacar cinco litros", explica el transportista, vecino de Pamplona y de 61 años. No será la última ronda nocturna que haga. "Desde hace un mes, robar gasoil ha ido a más". Pero ni él ni su compañero de profesión Carlos Biurrun Teré, vecino de Campanas y de 65 años, tienen la solución en sus manos. "Aparco aquí porque no gano el dinero que me cuesta estacionar en un sitio vigilado", apunta Romero, a lo que su amigo añade: "Siempre que puedo, dejo prácticamente vacíos los depósitos de gasoil. Ya ni los cierro con llave: si quieren robar, que no me causen más daños".

Los dos transportistas saben que el problema de los robos en los camiones no les afecta sólo a ellos por estacionar en Campanas. "Los robos son continuos, y en sitios dispares", comenta Juan Luis Aldaya, presidente de Tradisna (Asociación de Transportistas Autónomos de Navarra). Esta misma semana, a un camión de Biurrun aparcado en Beriáin "junto a una estación de servicio abierta las 24 horas" le quitaron las dos ruedas de repuesto, "1.100 euros en total". Él y Romero también saben que, a un euro el litro de gasoil, quien roba "puede hacer negocio".

Un tercer compañero de profesión, Ernesto Artozqui Irurzun, de 36 años, apunta que "el gasoil tiene muchos usos y puede comprarlo cualquiera". En su caso, ha decidido pagar para que uno de sus camiones, "el único que aparcaba en un sitio no vigilado en Campanas", tenga vigilancia en la Ciudad del Transporte. "No me han robado nunca, pero viendo lo que está ocurriendo en la zona, lo he decidido así".

Los transportistas quieren hacer ver que, roben lo que les roben, lo necesitan para trabajar, así que tienen que adquirirlo nuevamente. "Me han quitado de todo", señala Romero. Pilotos, espejos retrovisores, la rueda de repuesto, los guardabarros del eje trasero... artículos que no tienen otra salida que otro camión. "Y esto es más sangrante porque sabes que lo va a comprar otro camionero", apunta Artozqui. Romero cree que "si la gente no comprara lo robado, porque uno ya sabe que está robado, el ladrón dejaría de hacerlo: el negocio ya no sería rentable".

Cansado de denunciar

Y mientras, Carlos Biurrun dice haberse cansado de poner denuncias, "por robo de gasoil o de lo que sea". "Llevo 4 o 5 este año. ¿Para qué sirven, dime? No denunciamos casi nadie, tenemos tan poca confianza...". Dedicado a la exportación de cerdos, su mercancía fue precisamente la causa de que tuviera que gastar dinero para arreglar lo que los ladrones estropearon: quemaron la apertura eléctrica del remolque intentando abrirlo, "parece que para llevarse algún cerdo". "Pues eso se tradujo en tener que ir a Toledo para buscar un recambio y poder arreglar el daño".

Uno de sus proveedores, el ganadero de Artajona Jesús Recarte Goldaracena, de 63 años, también conoce de lo que hablan los transportistas. "Se me han llevado chatarra, baterías, motores, herramientas... No son cosas muy valiosas, pero tengo que volver a comprarlas. Todavía estoy pagando las consecuencias de lo que me robaron la primavera pasada", cuenta este ganadero.

Hace quince días, Recarte sorprendió a los ocupantes de una furgoneta cuando abandonaban su granja, a la que habían accedido tras saltar una acequia. "Se llevaban cable y chatarra y les dije que descargaran la furgoneta y se fueran. ¿Que si temí su reacción? ¡Qué iba a hacer! Si no, se lo llevaban delante de mí". Dice que está convencido del tiempo que perderá por el papeleo que conlleva poner una denuncia. "Es que llevo tres ya".

Carlos Biurrun manifiesta no saber qué hacer. "De verdad, ¿tenemos que aguantar esto? Creo que no se debe vivir así".


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra