Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
OSASUNA

ORO MOLIDO

La expulsión de Contra trastocó los planes del Getafe, que renunció al trabajo extra pensando en su partido con el Bayern

Actualizada Lunes, 31 de marzo de 2008 - 04:00 h.
  • J.M. ESPARZA . ENVIADO ESPECIAL. GETAFE. .

Sumar tres puntos en un campo "maldito" y ante un buen equipo requiere la confluencia de múltiples factores. El primero de todas la predisposición para el trabajo, el segundo que éste haya sido bien planteado y luego ejecutado, que el rival no ande muy centrado, y que la suerte acompañe un pelín. Todo esto coincidió en el Coliseo getafeño.

Los rojillos salieron muy centrados, especialmente en labores defensivas, sin dejar ahí un solo hueco, con diez jugadores trabajando específicamente en esa labor, y otro más, Sola, en la línea del centro del campo entreteniendo al rival.

Por su parte, el Getafe, salió a por todas, pero pronto desistió. Vio la imposibilidad de entrar y arrojó la toalla, especialmente tras la expulsión de Contra. En la segunda parte trató de maquillar el desaguisado en que se vio metido, pero ya era tarde. Muy tarde, sobre todo ante un Osasuna que prefirió la seguridad del marcador antes que jugar con el destino. Su sobriedad encontró en el penalti el premio a la fe en sus posibilidades, y a la necesidad.

Mucho centrocampismo

A pesar de que el Getafe trazó en el minuto inicial una de sus primeras acciones de ataque, quizás la más vistosa de la primera parte, y que Osasuna respondió al minuto siguiente con un tímido disparo de Vela, lo cierto es que el juego pronto se diluyó en un centrocampismo total, signo inequívoco del temor existente entre los dos conjuntos. Las acciones de ataque, muy trabajadas, rara vez llevaron peligro, especialmente las azulonas, que gustan de contraataques que no permitieron los rojillos.

Los rojillos interpretaron la consigna con una seriedad encomiable, especialmente en labores defensivas, pese a ciertas dudas al despejar algunos balones, con dos líneas muy pegadas, de cinco y cuatro hombres, y sólo Kike Sola en la punta. Los ataques, también con todo el equipo en acción, comenzaron a dar sus frutos al cuarto de hora cuando Plasil remató fuera entre Celestini y Contra un balón muy franco que le envió Juanfran, que lanzó una espectacular volea a la media hora, justo un minuto después de la jugada que marcó el partido, la expulsión de Contra por egredir a Nacho Monreal.

Entre tanto Osasuna iba a lo suyo, muy centrado, colgando balones al área, y creando cierto peligro en jugadas a balón parado, la única forma que Granero tuvo para inquietar a Ricardo, que despejó bien de puños. En uno de los saques de falta, Puñal colgó un balón por encima de la defensa (minuto 40) que Miguel Flaño, uno de los rojos que se adelantaron a los defensas, remató a gol.

En la reanudación tocaba aguantar, aún a costa de ceder el balón el Getafe, que nunca llegó a inquietar pese a intentarlo. Sin embargo, Dady entró en el área rompió la cintura de De la Red y provocó la zancadilla de Celestini. Penalti que Puñal no desaprovechó, de fuerte tiro por el centro. El 0-2 acabó de matar el partido. Siguieron lances a balón parada o llegadas al área de uno y otro, pero sobre todo pensando todos en acabar.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Noticias relacionadas

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra