Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
EL PARTIDO POR LA TV

Maleficios destruidos

Casi 4 meses después de la victoria de Riazor y 5 de la del Lopera, llegó el tercer el triunfo de la temporada a domicilio

Actualizada Lunes, 31 de marzo de 2008 - 04:00 h.
  • MARÍA VALLEJO . PAMPLONA

Por fin. ¡Cuántos maleficios se rompieron de una tacada! Jugar en superioridad numérica, obtener un penalti a favor... y marcarlo, tener poca posesión y mucha efectividad, marcar ¡y ganar! a domicilio, superar a la bestia azul. Todo lo logró ayer Osasuna con el revitalizante triunfo en el Alfonso Pérez.

Un año sin gol de penalti

UN AÑO. Ése el tiempo que llevaba Osasuna sin anotar un gol de penalti. Para ser más exactos, un año y 13 días. El tanto de Puñal llegó 379 días después de que Iñaki Muñoz abriera el marcador el 17 de marzo de 2007 en la famosa goleada de San Mamés (0-3). Desde entonces, el desierto. Hubo un oasis, allá por diciembre, en el partido aplazado ante el Sevilla, pero entonces Puñal falló. Ayer no. Potente y por el centro, batió al Pato Abbondanzieri.

El fin de la "Bestia Azul"

El Pato, sí, ese excelente y veterano portero argentino que debutó en España ante Osasuna con un partidazo. Y desde entonces, cimentó el Getafe su papel de Bestia Azul de los rojos. Los de Laudrup y los ex de Schuster habían derrotado a Osasuna en los tres últimos enfrentamientos ligueros, además de eliminarles en cuartos de final de la Copa la pasada campaña. Ya estaba bien. El Getafe, tan europeo y copero este año, ha descuidado la Liga, lógicamente, y se ha plantado en la recta final sin apuros y sin ambiciones. Normal que ayer se notara tanto que no se juegan casi nada en este torneo.

Desde el 2 de diciembre

Osasuna sí que se jugaba, y mucho. Tanto, que con su victoria, que le impulsa a cuatro puntos del descenso, puede respirar un poco. Había pasado ya excesivo tiempo desde el último triunfo forastero. El miércoles día 2 se hubieran cumplido CUATRO MESES desde que Osasuna ganaba en La Coruña. La otra victoria había sido en el Ruiz de Lopera, hace cinco meses. Demasiado tiempo, y demasiado injusto, ya que Osasuna había merecido algo más en sus visitas, quizá más que ayer, pero ayer era el día en el que todo dio la vuelta.

Casi siempre en inferioridad

Dio la vuelta la fortuna, gracias a ese curioso sentido de la justicia que tiene la Liga, que va equilibrando la balanza conforme se acerca su final. Por eso tal vez ya era hora de que Osasuna, acostumbrado a jugar en inferioridad -ocho de sus jugadores han sido expulsados esta temporada- lo hiciera con un hombre más. Yeste fue expulsado el 20 de enero en el Reyno, pero casi nunca las superioridades numéricas fueron determinantes (las rojas a Aitor Ocio, Damiá y Gerard no fueron decisivas).

Lo que sí es decisivo es el triunfo. Pero, ¡ojo! Al Recre también hay que ganarle. Con, o sin fortuna.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra