Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
LA CONTRACRÓNICA

Hermoso resultado, partido antiestético

En cuanto ven espacio para volar, se pavonean, se les caen las plumas de las alas y no consiguen elevarse del suelo.

Actualizada Lunes, 31 de marzo de 2008 - 04:00 h.
  • TOÑO SANZ

L INDO. "Hermoso, bello, grato a la vista". "Perfecto, primoroso y exquisito". El resultado, por supuesto. El partido, no. Más bien lo contrario.

Por mi parte, pueden empaquetar el deuvedé y mandarlo a la estratosfera en el primer satélite que tenga un hueco y, desde allí, coger el primer transbordo que pase en dirección a algún agujero negro de los que figuren en el callejero del universo, no vaya a ser que algún cartero quisquilloso observe la dirección incorrecta, nos lo devuelva y lo acaben cargando en el yutub los torturadores de Guantánamo.

Según explica Eduardo Galeano en su libro recién salido del horno, Espejos -de obligado cumplimiento-, hace siglos que "la Iglesia comprobó que la amenaza del Infierno es más eficaz que la promesa del Cielo". En el caso de Osasuna, el principio se cumple a rajatabla. En cuanto ven espacio para volar, se pavonean, se les caen las plumas de las alas y no consiguen elevarse del suelo. Tienen que estar al borde del volcán, prácticamente intoxicados por las emanaciones sulfúricas, para batir las alas y salir zumbando hacia parajes más tranquilos.

Nadie vaya a interpretar de lo anteriormente escrito que Osasuna sobrevoló cumbres. Más bien fue un vuelo rasito, un par de arreones de perdiz, como si dijéramos. Prueba de que no hizo alardes son los saques de esquina que consiguió forzar: ninguno. Pérez Lasa, el árbitro, debió de colocarse las tarjetas al borde del bolsillo, se le fueron saliendo prácticamente solas y, a la media hora, Osasuna se encontró con el camino desbrozado y el Getafe con un jugador menos. Una falta, un penalti y un Getafe patinando bajo la lluvia y bajo el peso pesado de tres competiciones hicieron el resto: dejo cero y me llevo tres puntos que me ponen a cuatro del olor a cuerno quemado.

Ahora sólo falta que Ziganda convenza a los suyos de que siguen teniendo los pies muy cerca del infierno y las alas muy lejos del cielo. Y que no les mutile en exceso, que salen al campo más recortados de pico y pluma que las gallinas de granja y se pegan la mitad del partido cacareando.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra