Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
EL BLOC J.M. ESPARZA

El Getafe quedó maniatado

El Getafe se vio aprisionado entre la muralla que le planteó Osasuna, que no supo romper, y sus próximos compromisos

Actualizada Lunes, 31 de marzo de 2008 - 04:00 h.

U N periodista madrileño le preguntó a Uche esta semana si el partido con Osasuna les estorbaba a la espera de jugar con el Bayern y el Barcelona. En el campo se escuchó que este encuentro no era más que un aperitivo a la espera del plato fuerte. En fin, que con tales planteamientos previos, el intento de Laudrup o de los jugadores para mentalizarse de que los tres puntos de ayer eran el objetivo más importante sonaba a chufla.

El equipo de moda del fútbol español dibujó ante los rojillos uno de sus partidos más raros, más mediocres, más indefinidos. Fueron presa del sistema de contención que les planteó Ziganda y de sus pocas ganas de trabajo, de desgartarse pensando en el Bayern y el Barcelona. El propio entrenador, Michael Laudrup, cayó también en esa trampa, al hacer los cambios pensando más en reservar jugadores que en remontar el marcador.

La llegada del mes de abril advierte nuevas expectativas al equipo azulón, instalado en la zona media de la tabla, a un tiro de piedra para la salvación.

Sin estar sometido a la presión de los resultados, sin la exigencia de los títulos, y con unos jugadores que disfrutan a las órdenes de un técnico amante del fútbol ofensivo, el toque y la velocidad, el Getafe ha perdido el miedo y continúa dando pasos para firmar la mejor temporada de su historia. Por eso, ante Osasuna se limitó a cumplir el trámite.

De la Red representa el impulso, pero ayer fue sacrificado en la línea de creación para cumplir como central en la de contención. Es un conjunto al alza a pesar de contar con uno de los presupuestos más escasos de la categoría. Ante Osasuna dejó bien claro que sabe jugar, pero careció de paciencia y de temple. No estuvo a lo que debía. Se notó que Laudrup les ha trasladado su talento, clase y ambición a un equipo hecho desde la fortaleza defensiva, al que le gusta dominar y crear en el medio campo, o también fulminar al contragolpe, pero más que nunca se le apreció su talón de Aquiles: mayor definición en ataque, pese a jugar con dos puntas hasta la expulsión.

Su lógico cansancio, como es lógico, se expresado normalmente en forma de lesionados. Es el precio a pagar por un modesto con partidos casi cada tres días, pese a que ante Osasuna llegaba de una semana limpia. Sin embargo se vio sin centrales y sin Pablo Hernández, bajas que la expulsión y Osasuna magnificaron. No hay que quitar méritos al trabajo serio y sobrio del equipo navarro, que desarrolló a la perfección su planteamiento para imponerse a los madrileños.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra