Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
CULTURA Y SOCIEDAD

La "movida" se salta a la torera el protocolo en el Baile de la Rosa de Mónaco

Alaska agradeció sobre el escenario a los Grimaldi "haber tenido el buen gusto de celebrar el mal gusto"

Actualizada Lunes, 31 de marzo de 2008 - 04:00 h.
  • EFE. MÓNACO

Con el potencial riesgo de caer en lo decadente, la "movida", hilo temático de la edición número 54 del Baile de la Rosa en Mónaco, dejó boquiabierto al público monegasco y recuperó su desfachatez más refrescante gracias al espectáculo ideado para Pedro Almodóvar por la familia Grimaldi.

"Se han esforzado mucho por agradarnos. Son ellos los que se han adaptado a nosotros y han echado el resto en este Principado, así que sólo tengo que decirles gracias" explicó Almodóvar al llegar al Salón de las Estrellas de Sporting Club de Montecarlo.

Sus palabras no eran un cumplido, sino una fiel descripción de una fiesta que prefirió mantenerse fiel al espíritu de los homenajeados antes que hacer concesiones a una audiencia que, pese a la estupefacción inicial, se hizo cómplice del tono hedonista y excesivo en un desatado baile final.

La reconstrucción de la fachada del mítico Cine Doré de Madrid, los números de cabaret a la española, la performance entre las galaxias y las cloacas de un estupendo Paco Clavel y las hilarantes apariciones de Rossy De Palma sobre el escenario despejaron las dudas sobre la necesidad de una resurrección de algo tan adherido a su época.

De hecho, el director de Mujeres al borde de un ataque de nervios(1998) no quiso dejar de matizar la relevancia ideológica de la "movida": "Estáis celebrando la Transición y la democracia. Ni un sólo frame de mi cine habría podido ser rodado en otras circunstancias", aseveró.

Pero, afortunadamente y según Alaska, "la movida pega con todo". La cantante, encargada de abrir el baile con el tema Miro la vida pasar, agradeció sobre el escenario a la corte monegasca "haber tenido el buen gusto de celebrar el mal gusto".

De la trivialidad de la "revisitación paródica" de clásicos como La vie en rose, Ne me quitte paso Tómbola, a la intensidad de la voz de Luz Casal y su Piensa en mí, el Baile de la Rosa reverenció educadamente la estrambótica parafernalia y demostró que sus conceptos no eran incompatibles.

Alaska argumentó: "Nosotros no tenemos nada que enseñarle a la princesa Carolina. Ha bailado con Warhol en el Studio 54, creo que es ella la que tiene que enseñarnos a nosotros".

Alberto II y Carolina, así como sus respectivas parejas, Charlene Wittstock y Ernesto de Hannover, compartieron mesa con Almodóvar, Bibiana Fernández, Alaska y Mario Vaquerizo, así como con el habitual Karl Lagerfeld, mientras que Carlota y Pierre Casiraghi se sentaron en la mesa adyacente.

Faltó, en el último momento, el tercer Casiraghi, Andrea, y, un año más, la princesa Estefanía se ausentó de este evento que, uno de los de más resonancia social del Principado, tiene carácter benéfico para la Fundación Princesa Gracia. Mariola Fuentes, Andrés Marín, Blanca Li, Marie-France y Nancys Rubias, así como la DJ Roberta Marrero, fueron también integrantes de la "troupe" que esta vez el director de Volver reclutó para recrear a lo grande su plataforma de lanzamiento. "Es una especie de sueño sobre la "movida". Es como si nos echáramos una siesta y soñáramos con hace 25 años", concluyó el cineasta manchego.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra