Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
TIERRAESTELLA

Cuarenta nuevos árboles para Eguiarte

La elección del paraje se deja en manos de los 19 concejos de Yerri, que presentan su solicitud al Ayuntamiento del valle

Actualizada Domingo, 30 de marzo de 2008 - 04:00 h.
  • M.M. . ALLOZ

DESDE ayer, el terreno trasero aledaño a la ermita de Santa María de Eguiarte cuenta con cuarenta nuevos árboles gracias al esfuerzo de una treintena de niños que, junto a sus familias, se ocuparon de repoblar la zona adscrita al concejo de Alloz. La iniciativa se encuadra dentro del día del árbol que el Ayuntamiento del Valle de Yerri organiza desde hace cinco años.

"Nosotros no escogemos el lugar, sino que los pueblos nos hacen llegar su petición. Y como enseguida corre la voz, el resto respeta la solicitud. De momento, no hemos tenido que elegir entre varios", explicó la concejal Marimar Soto Irigoyen, que acudió al paraje junto a su compañero de corporación Javier Carmona Ollo.

El Ayuntamiento destina a esta iniciativa, que se completa con un almuerzo y juegos infantiles, 180 euros. "Y si queda por pagar algo, entonces lo asumimos los anfitriones", explicó el presidente del concejo de Alloz, Luis Bugallo Eguaras. "Se buscó un lugar donde fuera necesario recuperar el entorno pero que también fuera asequible para los niños".

En cuanto a las especies plantadas por los pequeños -y cuya faena remataron después los adultos- había una mayoría de acacias, nogales y fresnos, además de algún pomar y tilo. El trabajo, que comenzó a las diez de la mañana, concluía sobre las doce del mediodía. Era el momento de almorzar chistorra y panceta, regada con refrescos y vino. Después, la animadora socio cultural del valle, Jordina Díaz Torrabadella, se encargó de organizar juegos para los pequeños en torno a la ermita, que marca la muga entre Lácar y Alloz. De hecho, la zona de la parte delantera del edificio religioso pertenece ya al concejo de Lácar.

Primero, en Montalbán

Tan sólo en la primera convocatoria del día del árbol, el Ayuntamiento escogió emplazamiento: el término de Montalván, uno de los pocos lugares de titularidad municipal. "Este Ayuntamiento apenas tiene terrenos propios porque se compone de 19 concejos con sus respectivas demarcaciones. Así que el consistorio únicamente asume la propiedad de aquellos lugares que se quedan despoblados", reveló el edil Javier Carmona Ollo, integrado en un consistorio que representa a unos 1.560 vecinos.

Una delegación de los más pequeños se acercó ayer a Eguiarte para participar, aunque fuera simbólicamente, del día del árbol. Hodei Arboniés Suárez, de 6 meses, lo hizo en brazos de su madre Cristina Suárez Sanabria. "Hemos venido a que le de un poco el aire y de paso conozca los árboles desde pequeño". A Unai Lezáun Arboniés, de 8 meses, lo llevaba su padre Raúl Lezáun Etxalar. "Yo he participado todos los años y esta vez me traigo también al pequeño", dijo.

Por edad, 11 años, a Paula Fernández Vizcar, de 11 años, sí le correspondía una azada. "Me gusta el día del árbol. En mi colegio de San Sebastián ya me tocó plantar uno pero hoy, como he llegado un poco tarde, no he podido", dijo la pequeña, que pasa sus vacaciones y fines de semana en Iruñela.

Iker Azanza Aguinaga, de 12 años y vecino de Alloz ("soy el único chico del pueblo", decía entre risas), también se retrasó. "Pero he podido ayudar a plantar dos, que luego cuando venga a misa ya veré como van. No es la primera vez que lo hago, en la huerta que tenemos en mi casa solemos poner árboles".

Los hermanos Jorge y Sonia Bugallo Remírez, de 6 y 8 años y residentes en Lácar, se habían llevado a Eguiarte a su primo Pablo Masedo Remírez, de Aranda de Duero (Burgos). "No hemos podido plantar ni uno, pero nos han dado de almorzar", decían entre risas los tres.

Con los bocadillos en la mano, los pequeños se trasladaron al atrio de la ermita donde Jordina Díaz Torrabadella reconocía que se había encontrado con un grupo más nutrido del que pensaba. "He decidido suspender la gincana porque son demasiados y se me iban a revolucionar, así que echaremos mano de los juegos de toda la vida, como "la zorra"", apuntó la animadora socio cultural mientras invitaba a los pequeños a buscar a otro niño que, con un silbato para llamar la atención, intentaba evitar que le arrebataran el pañuelo prendido en su pantalón. "Se lo pasan fenomenal al aire libre", dijo Díaz.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra