Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
OTRASCOMARCAS

Las vacas de Falces se preparan para el Pilón

Según cuenta Vergara, ser de Falces y poder "echar" vacas al Pilón le animó bastante a comenzar a criar reses

Actualizada Domingo, 30 de marzo de 2008 - 04:00 h.
  • SHEYLA MUÑOZ . FALCES

EN los cinco años que las vacas bravas que cría Teodoro Vergara Martínez, falcesino de 43 años, llevan corriendo el encierro del Pilón de Falces, no se han escapado en ninguna ocasión.

Según cuenta, los animales sufren mucho menos corriendo por el monte, como sucede en Falces, que por la calle como hacen en la mayoría de los encierros. Aunque sabe que es muy difícil saber cómo van a reaccionar las vacas, este falcesino intenta seleccionar a las que cree que no causarán problemas. "Suelo sacar a las más veteranas, que han corrido en otra ocasión y se conocen el recorrido más o menos bien. De esta forma, no se salen, completan una carrera rápida y, si hay alguna que sale por primera vez, la llevan derecha hasta el final. Además, intento elegir a las que, aunque son bravas, tienen un carácter más tranquilo", señala Vergara.

El encierro del Pilón de Falces es una de las citas veraniegas más conocidas. Precisamente, esto fue uno de los motivos por los que Vergara se animó a empezar con la cría de reses. "Poder echar mis propias vacas al Pilón, siendo yo natural de Falces me animó bastante a involucrarme en esta aventura. Además, he tenido la suerte de que no se me han escapado nunca", cuenta orgulloso.

A pesar de que todavía quedan más de cuatro meses para las fiestas de Falces, Vergara ya cuenta los días que faltan para el Pilón. Todavía no está concretado, pero parece ser que sus animales correrán por el monte dos días, como han hecho los últimos años.

Aunque sus vacas no se han escapado nunca, a Teodoro Vergara le toca ir todos los años en busca de alguna res de otra ganadería que se ha extraviado. "Suelo ayudar a otros ganaderos ya que conozco el monte bastante bien. A mí no me supone un esfuerzo importante y puedo contribuir a encontrar el animal y evitar las consecuencias que pueda generar el que se quede suelto", añade.

Este falcesino, cuenta, ha tenido afición desde siempre pero, no por salir a la plaza, sino por la cría. Desde hace cinco años tiene su propio hierro y unas cien reses (entre vacas bravas, novillos y dos sementales) en un coto de más de un kilómetro y medio de largo, al lado del río Arga. Sin embargo, cuando empezó a criar, sólo tenía 25 animales.

Teodoro Vergara asegura sentirse feliz con sus reses, aunque no se considera propiamente un ganadero. Compagina su afición con su labor profesional de productor de verdura. "Yo no vivo de ello, para mí es una afición. Además, en mi opinión, para ser ganadero no basta con tener vacas, es necesario mucho más. Eso sí, alguna vez espero sentirme ganadero y eso sucederá el día que tenga una vaca realmente buena. Estar entre los buenos no es fácil y sólo se consigue a base de muchos años de cuidadoso trabajo y selección de los animales", explica este aficionado


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra