Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

Los que ofertan las plazas

CRUZ ROJA, CÁRITAS Y EL AYUNTAMIENTO DE PAMPLONA COMENTAN SU EXPERIENCIA CON QUIENES HAN CUMPLIDO CON ELLOS LAS PENAS DE TBC

Actualizada Domingo, 30 de marzo de 2008 - 03:59 h.
  • L.P.M. PAMPLONA

DE las 76 personas que el año pasado cumplieron trabajos en beneficio de la comunidad (TBC), 34 plazas fueron ofertadas por 19 ayuntamientos, 12 por la cárcel de Pamplona y 30 por asociaciones y ONG. De los convenios más significativos que el Servicio Social Penitenciario posee con diversas entidades, Amador Ruiz destaca el adquirido con Cruz Roja Navarra. "El año pasado tuvo a 17 personas". Ahora, Cruz Roja ha ideado un proyecto que Ruiz considera "viable y dirigido a los penados por un delito contra la seguridad vial": un curso de formación teórica enfocado a los accidentes y horas prácticas sobre educación vial.

Pero mientras proyectos como éste toman forma, los penados que se derivan a Cruz Roja trabajan "como acompañantes en el servicio de transporte adaptado, ordenando el almacén, limpiando y arreglando sillas de ruedas, como personal de apoyo en cursos sobre uso de móviles para mayores...", explica Conchi Igea, responsable del Área de Intervención Social de Cruz Roja. "La experiencia es muy buena. En general, la gente se lo toma en serio, cumple el programa y quiere hacerlo bien".

De la misma opinión es Carlos Beramendi, responsable del Centro Nazaret de Cáritas. "La gente que ha venido ha enganchado muy bien. Hay quien ha llegado a estar año y pico, y parecía ya de la plantilla", recuerda Beramendi. Quienes realizan trabajo en beneficio de la comunidad en Cáritas trabajan en labores de limpieza en la residencia de Recoletas de Pamplona. "Las penas de TBC son un salto al castigo por el castigo. Se busca que el penado sea consciente de que ha hecho lo que no debe y que por ese "daño" debe responder con algo que le supone un esfuerzo, como ir todas las mañanas a realizar una labor. Sin influir negativamente en aspectos de su vida, cumplir la pena de TBC le supone una ruptura en el día a día. Y eso tiene su efecto".

Para Idoia Saralegui, técnica de Programas Específicos de Servicios Sociales en el Ayuntamiento de Pamplona, "cumplir esta pena es un aporte a la sociedad, un reintegro de algo a la sociedad". Ante quien pueda pensar que es una condena sin apenas carga, Saralegui comenta que "tiene una carga añadida a la vida diaria que supone un esfuerzo importante y sostenido en el tiempo". "Lo fundamental es que aprendan de esa experiencia".

El Área de Servicios Sociales del Ayuntamiento oferta las plazas para ejecutar las penas de trabajo en beneficio de la comunidad. Son siete para dos tipos de trabajos: empleo social (por ejemplo, mantenimiento de mobiliario urbano y limpieza de ríos) y vigilancias en aparcamientos, "informando de las plazas disponibles y de cuándo está la zona azul, controlando que los vehículos estén bien aparcados.". Esta vigilancia de aparcamientos es la medida más aplicada "por tener un horario más flexible que el empleo social, que es de 8 a 15 horas".


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra