Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

De la sequía a las riadas en un santiamén

Actualizada Domingo, 30 de marzo de 2008 - 03:59 h.

A UN siendo cierto que el desbordamiento de los ríos depende en buena parte de un golpe fuerte y repentino de agua, no se explican muy bien los riesgos de los días pasados. La media en Pamplona es de 201 litros por metro cuadrado durante el invierno, mientras que este año se ha cerrado la estación con 110 litros por metro cuadrado, y en otros puntos, como Santesteban o Aoiz, las diferencias son también notables en el mismo sentido. Es decir, ha llovido bastante menos de lo habitual. Sin embargo, zonas como Ziordia se vieron anegadas y cundió la alarma entre los vecinos ante el temor de que el agua llegara a sus casas. Aquí, como en otros puntos, se da una circunstancia que agudiza este peligro, un problema vivido con reiteración: los lechos de los ríos no se mantienen en las mejores condiciones, no se procede a su limpieza y luego el caudal no encuentra el cauce capaz de asumir la riada. Este déficit, responsabilidad de la Confederación Hidrográfica del Ebro, sale a relucir cada vez que hay un temporal de estas características. Después, se cae en el olvido, hasta la próxima avenida, la que hará pasar de la pertinaz sequía al riesgo de riada.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra