Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
ANÁLISIS JON IRIBERRI, TÉCNICO DEPORTIVO

El Ogueta, un laboratorio de la pelota

Actualizada Domingo, 30 de marzo de 2008 - 03:59 h.
  • L.GUINEA . PAMPLONA

L A semana previa a la final es generosa en análisis. A estas alturas ya estamos todos seguros de hechos obvios como que los zagueros son debutantes, de que la final es un partido vibrante, y que se han vendido todas las entradas. En el terreno técnico, pocos son los que se han aventurado a especular -con la profundidad que el hecho requiere- sobre la influencia que tiene jugar la final en el frontón vitoriano. A lo más que se llega es a decir que el Ogueta es un frontón bueno para el que ataca y malo para el que defiende. Análisis hueco y superficial que ningunea el fenómeno fundamental que condiciona la mayoría de los partidos celebrados en la capital alavesa.

Las superficies del frontón Ogueta presentan unas características especiales que hacen que el partido tenga varias características permanentes, independientemente de los protagonistas. Como primer factor, conviene reseñar que el frontis no permite grandísimos pelotazos por su estructura de construcción y porque debido a su altura (9,50 metros), la parábola que describe la pelota nunca es tan elevada como en otros frontones. Por lo tanto, para que la pelota viaje a la misma distancia en comparación con otras canchas, hay que apurar las últimas losas y además golpear con mucha velocidad. El zaguero que domina tiene que emplearse a fondo en cada pelotazo y el dominado tiene grandes dificultades tanto para darle la vuelta al dominio, como para evitar entregar la pelota al delantero rival. Peligrosa tarea la del dominado en el Ogueta. El segundo factor, aumenta la dificultad del primero: el suelo es tan rápido, que hace patinar la pelota casi tanto como botar. Un poco exagerado pero ilustrativo del fenómeno. Por lo tanto éste poco previsible grado de desplazamiento tras el bote, hace que el zaguero en ocasiones se trague la pelota y en otras llegue ligeramente tarde, obligándose en ambos casos a efectuar un golpeo de circunstancias, a pies juntos, y de acuerdo a lo visto en el primer factor entregando frecuentemente la pelota al rival.

La puesta en escena, y subsiguiente análisis es que los dos delanteros van a disfrutar - por imperativo geométrico- de pelota para rematar, pero probablemente no en la misma medida. Rematará más la pareja que apriete mejor al zaguero rival. Por contra, el zaguero que golpee de manera más efectiva a pies juntos -cuando estás atropellado o el bote es incierto- , puede librar con mayor grado de efectividad el acoso rival. A la vista de estas condicionantes podemos focalizar el análisis en que Aimar, más pegador que Titín, debiera apretar y atropellar a Laskurain, y éste, a priori, con mayor capacidad de golpeo estático que Mendizabal, defenderse evitando entregar. Más dificultades van a encontrar Laskurain y Titín para obligar a entregar a Mendizabal. Debieran de dominar en y desde la zaga con contundencia y esperar al golpeo de auxilio de Mendizabal, premonitorio del remate del riojano. Es esta una posibilidad factible que tienen para inclinar la balanza a su lado. En resumen, son Aimar y Laskurain, los grandes responsables del desarrollo general del encuentro, y del desequilibrio inicial que culmina en tanto. Sus respectivas parejas, cada uno en sus tareas, serán los encargados de apuntalar cada una de las tareas fundamentales.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra