Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
MÚSICA FERNANDO PÉREZ OLLO

Para contemporáneo, Webern

Actualizada Domingo, 30 de marzo de 2008 - 04:00 h.

D E entrada, el programa no anunciaba una obra contemporánea, una cosa de esas finlandesas o por el estilo, que últimamente nos endilgan e inducen a preguntar qué misteriosos lazos artísticos nos unen con los sucesores de Sibelius y a más de un socio a avisar, según cuentan sin ambages, que, de seguir el programador en ese afán modernísimo, se dará de baja. Vamos a ver.

No había partitura reciente, pero contemporánea, vaya que sí. Abrían la tarde las "Variaciones para orquesta" de Anton Webern, ni más ni menos, que tienen ya sesenta y ocho años y, como pudimos comprobar, resultan infinitamente más vanguardistas, avanzadas e incómodas que las insípidas "moderneces" bálticas o georgianas que tanta promoción merecen. Luego sí, luego seguían Mozart y Haydn. Pero Webern era un entrante indigesto.

En el descanso, un contumaz y bienhumorado melómano me dijo: "De la primera obra, ni palabra, ¿no?". Bueno, pues de las "Variaciones" y de Webern lo que haga falta, y de la resistencia a esa música, también, pero éste no es el lugar. Ya en 1963 Theodor W. Adorno dedicó el último ensayo de sus "Dissonanzen" a "El envejecimiento de la Nueva Música". Adorno marró bastante en sus análisis -de lectura difícil como caminata entre coscojas, incluso traducidos- y hoy acaso se adentrase en disquisiciones que indagarían por qué un compositor de culto entre algunas elites musicales no entra en los programas y, si entra, resulta inasequible. Estas "Variaciones" fueron la última obra propia que Webern pudo escuchar en Suiza días antes de caer tiroteado, cuando una noche de 1945 salió a la calle de la Viena liberada a fumar un puro -afición y placer imposibles durante la guerra- regalado por su yerno, contrabandista.

La OSN hizo una versión limpia, clara, bien ajustada, mucho más lenta de lo que indica el autor -Lebhaft, vivo- cuidada de líneas y timbres y de nitidez en cada una de estas seis variaciones consideradas paradójicas, porque no parecen tener un tema que varíe. Vaya si lo tienen. Quien no lo advierta puede leer a Webern, que dedicó a esta obra uno de sus muy escasos análisis digamos "clásicos": "Todo lo que ocurre en esta pieza está basado en las dos ideas expuestas en los dos primeros compases por contrabajo y oboe. Más aún, el segundo motivo es una repetición". Toda una construcción dodecafónica trabajada con sólo dos intervalos. Para muchos algo más intelectual y refinado que sensible.

Entre los Mozart y Haydn del jueves y del viernes hubo una notable diferencia. El primer día, el coro, en especial las sopranos, anduvo calante, quizá por efecto del largo ensayo del día anterior. El viernes las voces femeninas, 18, se impusieron con facilidad, precisión y limpieza de línea. En las masculinas -15 el jueves, 14 anteayer- los bajos resultan opacos y los tenores, condicionados por alguno más agrio que incisivo. El coro respondió a la energía y volumen pedido por el director, en muchos momentos contradictorios con el texto y la música, si bien la tesitura dificulta mucho el control de los planos sonoros. Pero, por ejemplo, el canon coral a la quinta con que Haydn abre el Credo o la fuga del Dona nobis en el Agnus, fueron bellos pasajes.

Del cuarteto solista, hay que destacar a la soprano y a Fresán. Ek demostró sus maneras desde el Kyrie, limpia en las vocalizaciones, un poco alcanzada de fiato y corta de volumen, de timbre dulce, cuya expresividad demostró en el Benedictusy el Agnus.

A Fresán -en circunstancias personales que avaloran su trabajo-, en la engañosa aria de Thamos le perjudicó la lentitud impuesta por el batuta, pero el barítono se desquitó en el adagio del Qui tollis. Una página bien dicha.

Ah, y sí tuvimos noticias finlandesas. Nos la daba el boletín de la OSN, vía festival de Osaka. Qué hemos hecho, Euterpe.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Noticias relacionadas

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra