Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
TECNOLOGIA

Generación Messenger

Cámara web, micrófonos, un sistema para colgar fotos y vídeos, juegos... el messenger lo tiene todo, hasta un lenguaje propio

Actualizada Domingo, 30 de marzo de 2008 - 04:00 h.
  • SARA NAHUM . PAMPLONA

M AITE Sanz González tiene 13 años y lo primero que hace al llegar a casa de la ikastola es conectarse al messenger. La mayoría de las veces para hablar con las amigas con las que acaba de estar en clase. Podría pasarse horas si no fuera porque sus padres tienen muy controlado el tema del ordenador . "Ella sabe perfectamente que se puede conectar una vez terminada la tarea, y que cuando yo le diga que se acabó, tiene que desconectarse.

Ése es el trato", explica su madre Gema. "Aunque a veces se olvida hasta de cenar", añade.

Maite perdería la noción del tiempo delante de la pantalla si sus padres no estuvieran contándoles los minutos que le quedan y si su hermana Olga, de 16 años, no llegara a casa. Porque en esto del ordenador siguen mandando los hermanos mayores, como cuenta su amiga Irantzu Anaut Pérez, también de 13 años: "Siempre que viene mi hermana y estoy conectada, nos peleamos por el ordenador y se lo acaba quedando ella, dice que para eso es la mayor". Maite, Olga e Irantzu son la generación messenger. Esa generación que ha cambiado la plaza por la sala del ordenador. En España más de doce millones de personas tienen messenger y una buena parte de ellos son adolescentes.

Charlas nocturnas

A la mayoría, sus padres no les dejan quedar por la noche entre semana con sus amigos y la mejor manera de poder hablar entre ellos sin saltarse la norma es a través del ordenador. Allí pueden contárselo todo, con la seguridad que da escribir ocultos tras una pantalla. "Utilizan la pantalla como un protector que les inhibe", asegura la psicóloga infantil María Luisa Ferrero Tor "el verdadero problema es que muchas veces se inventan una personalidad que no es la suya". Por eso es importante orientar a los jóvenes a que utilicen el messenger con moderación, sin perder el contacto real con sus amigos. Que sigan bajando a jugar a la plaza.

"Yo sigo prefiriendo quedar con mis amigas, pero cuando no es posible, poder seguir en contacto con ellas a través del ordenador es genial", dice Begoña Romero Sáez, valenciana de 25 años. Y es que aunque la mayoría de los usuarios son adolescentes, muchas de las personas asiduas al programa hace tiempo que pasaron la edad del pavo, como Begoña: "Yo tengo muchos amigos que viven en diferentes ciudades de España y también en el extranjero y ésta es la mejor manera de seguir en contacto sin dejarnos todo el sueldo en teléfono".

Un poco de historia

El messenger nació en 1999 y al principio tuvo tan poco éxito que sus creadores pensaron en cambiar el diseño para convertirlo en un sistema de mensajería utilizado únicamente dentro de las empresas. Sorprendentemente, el 15 de octubre de ese mismo año, una avalancha de usuarios saturó en un 120% el sistema. El boca-oído había conseguido convertir al messenger en el servicio de mensajería instantánea con más usuarios del mundo. Y sigue creciendo.

El messenger permite, además, ver a través de la cámara web a tus amigos conectados. "Yo vivo en Australia desde hace dos años y veo a mis padres, que están en Zaragoza, todos los días, gracias a la cámara web". Laura Borderías, de 26 años, dice que con el messenger lo único que echa en falta "es p oder abrazar" a sus padres y amigos de España. "Todo lo demás nos lo decimos por el ordenador".

Un lenguaje propio

Cámara web pero además, micrófonos, altavoces, un sistema para intercambiar fotos y vídeos, juegos, el messenger lo tiene todo, hasta un lenguaje propio. Tu nombre pasa a ser tu nick, tu estado de ánimo se expresa mediante un "emoticono", tu impaciencia se traduce en "un zumbido" y, lo más importante, tus amigos pasan a ser "contactos". Aquí vale más tener alguien con quien hablar que tener algo interesante que decir, como explica Maite Sanz: "Mi padre se hizo una cuenta de messenger pero no tenía nadie con quien hablar y se borró". Su abuelo, sin embargo, tuvo más suerte.

Luis González García, tiene 74 años y desde que descubrió el messenger se conecta siempre que puede. Este antiguo radioaficionado ha sabido adaptarse a los nuevos tiempos y suele jugar a las damas y al tres en rayas, con sus nietas a través del ordenador, cada uno desde su casa. "Se va a acabar echando alguna novia internauta", bromea Olga.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • Yo prefiero el SKYPE,es mucho más seguro, por el no pasa tanto virusvidis
  • Biene bien para conocer chicas y después llevártelas al catre............................robert
  • Jeikon: ¿cuantas cocinas de leña has encendido en los últimos 2 años?Progreso
  • Esta claro que Microsoft y demas no pierden las oportunidades. Pero si bien existen otras apliaciones mejores o peores, la aparicion de este tipo de programas, en tiempo real, con sonido e imagen han sido un logro sobre todo para gente a largas distancias, que ahora puede mantener una mas o menos relacion menos fria que la telefonica. No busquemos siempre tapaderas a todo...Josean
  • Atención a los padres. No pongan un PC con ADSL en el cuarto de los niños aunque lo vean en los folletos de muebles. Con el Messenger se conectarán sin que los padres sepan con quién, a qué hora y con la puerta cerrada. No dormirán lo suficiente y no estarán despiertos en clase.Javier

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra