Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
OTRASCOMARCAS

Agua y vino en Obanos por San Guillén

La fiesta de San Guillén comenzó con una misa al mediodía, pero la lluvia impidió que se celebrase la procesión

Actualizada Viernes, 28 de marzo de 2008 - 04:00 h.
  • SHEYLA MUÑOZ . OBANOS

EL agua y el vino volvieron a correr ayer en Obanos por el cráneo de San Guillén (o San Guillermo), un santo que vivió sus últimos días en la ermita de Arnotegui, ubicada a unos dos kilómetros y medio de la localidad, y protagonizó, junto con su hermana Felicia, la historia del Misterio de Obanos.

La lluvia, que estuvo presente durante toda la mañana, no consiguió deslucir la fiesta de San Guillén, una de las tradiciones más antiguas de Obanos, y alrededor de 300 personas participaron en la celebración. Según explicó Ángel Urío García, ermitaño mayor de la Hermandad de Arnotegui, encargada de organizar los actos de la fiesta, no se puede saber con exactitud cuándo fue el origen de esta tradición. "Los documentos de la parroquia no dicen la fecha exacta, por lo que es imposible saberlo", señaló Urío, quien ostenta el cargo de ermitaño mayor desde hace dos meses.

La jornada comenzó a mediodía con una eucaristía. Después, como la lluvia impidió celebrar la procesión, se procedió a la bendición del agua y el vino por parte del párroco de la localidad, Jesús Ruiz, quien contó con la ayuda de Ángel Urío. Un año más, mezclando rito y religiosidad, el agua y los 130 litros de vino "pasaron" a través del cráneo de San Guillén.

Durante la bendición, el párroco recordó la importancia del agua y el vino. "El agua da vida a los campos y el vino ayuda a arreglar el corazón de los hombres", dijo Jesús Ruiz. Esta tradición se ha conservado, año a año, gracias al empeño de los vecinos de Obanos y, sobre todo, de la Hermandad de Arnotegui, de la que forman parte 216 personas.

1.500 bocadillos

Tras la bendición se procedió al reparto del agua, el vino y los 1.500 bocadillos, de chorizo y queso, elaborados por varios miembros de la Sociedad de Cazadores San Guillermo. Esta agrupación lleva encargándose de preparar los bocadillos desde hace más de 40 años y lo hace para agradecer la cesión de tierras para el coto.

"Nosotros lo hacemos encantados, no nos cuesta nada porque nos organizamos muy bien. Además, hoy es un día de fiesta para el pueblo y lo importante es pasar un buen rato", relató Cruz Guembe García, miembro de la directiva de la Sociedad de Cazadores.

Antes de concluir la jornada festiva, Ángel Urío recalcó que el de ayer es uno de los días en que más disfrutan los vecinos. Además, recordó que el próximo domingo, día 30 de marzo, se celebrará la también tradicional romería a la ermita de Arnotegui, a donde se sube la reliquia de la cabeza de San Guillén. Los romeros partirán a las 11 horas desde la puerta de la iglesia de San Juan Bautista.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra