Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

Una técnica quirúrgica resuelve un 90% de las apneas obstructivas del sueño

La cirugía, que no es aplicable en todos los casos, consiste en el avance del maxilar superior y de la mandíbula

Actualizada Viernes, 28 de marzo de 2008 - 13:50 h.
  • AGENCIAS. Pamplona

Una técnica quirúrgica consistente en el adelantamiento del maxilar superior y de la mandíbula resuelve la apnea del sueño en un 90 por ciento de las personas tratadas mediante esta cirugía. Se estima que en España hay cerca de dos millones de afectados por este trastorno respiratorio.

La Clínica Universitaria de Navarra ha presentado su experiencia de más de dos años en el I Simposio Internacional sobre el tratamiento multidisciplinar de la apnea del sueño, organizado por la Unidad del Sueño del centro hospitalario entre los días 26 y 28 de marzo.

El congreso ha reunido en Pamplona a 250 médicos de las distintas especialidades relacionadas con la apnea del sueño. Entre los ponentes se encontraban expertos como el doctor Christian Guilleminault, especialista de Medicina del Sueño de la Universidad de Standford (California, Estados Unidos), quien definió por primera vez el Síndrome de la apnea obstructiva del sueño.

Del mismo centro universitario han participado en el simposio los doctores Nelson B. Powell, otorrinolaringólogo, considerado el padre de la técnica denominada uvulopalatofaringoplastia, y Stephen A. Schendell, cirujano maxilofacial especializado en avances bimaxilares.

La apnea del sueño es un trastorno en el que la persona afectada deja de respirar mientras duerme porque se produce una obstrucción de la vía aérea superior a la altura del paladar y la base de la lengua principalmente. "El ejemplo típico es alguien que está roncando, de repente deja de hacerlo y, pasados unos segundos, vuelve a roncar", explicó el doctor Néstor Montesdeoca García, director del departamento de Cirugía Oral y Maxilofacial de la Clínica Universitaria de Navarra.

"Al interrumpirse la respiración", detalla el especialista, "se reduce la presencia de oxígeno en la sangre, circunstancia que se asocia con un aumento del riesgo de sufrir problemas cardiovasculares, diabetes o infartos cerebrales".

Según el experto, "es una enfermedad grave porque alguien que tenga un índice elevado de apneas durante la noche presenta un riesgo incrementado de mortalidad".

A las consecuencias médicas de la apnea se suman las funcionales, ya que los continuos despertares que provoca este trastorno impiden que el sueño sea reparador. "La persona se levanta cansada y sufre somnolencia durante el día, situación relacionada con pérdida de la capacidad de concentración y con un mayor riesgo de sufrir accidentes de tráfico o laborales", añadió el doctor Montesdeoca.

La obstrucción de la vía aérea superior durante el sueño, manifestada en ronquidos, puede deberse -según el especialista- a distintos factores. Según explicó, "la mandíbula o el maxilar son pequeños, puede existir obstrucción nasal, el paladar es muy grande y flácido o la base de la lengua es demasiado gruesa".

El tratamiento estándar para la apnea del sueño se denomina CPAP (presión positiva continua en vía aérea) y consiste en un dispositivo que insufla aire a presión a través de una máscara con el fin de expandir las vías aéreas. Este tratamiento se aplica diariamente durante las horas de sueño.

En cuanto a las soluciones quirúrgicas, destaca, por su carácter definitivo, la técnica que se lleva a cabo en la Clínica Universitaria de Navarra, y que "consiste en el avance bimaxilar y en el avance del músculo geniohioideo", explicó el doctor Montesdeoca.

Se trata de adelantar el maxilar superior, la mandíbula y la musculatura de la base de la lengua que está insertada en la mandíbula y en el hioides, con el fin de dejar por detrás espacio suficiente para evitar la obstrucción cuando el paciente está dormido.

Si bien el tratamiento resuelve el 90 por ciento de los casos de apnea, el especialista advirtió de que no todas las personas son candidatas a esta cirugía. "Hay pacientes cuya estética facial no permite un determinado avance de los maxilares y otros con problemas médicos graves que no tolerarían este tipo de intervención. Sí que resulta especialmente indicado para personas con la mandíbula o el maxilar pequeños, ya que además de evitar la apnea, mejora la estética de la cara", explicó.

En este sentido, aclaró que "se trata de una cirugía muy agradecida que se realiza mediante incisiones en el interior de la boca, por lo que no quedan señales externas en la piel".

En ocasiones, añadió el doctor Montesdeoca, esta técnica se combina con la cirugía de partes blandas. "Hay veces que no basta con ampliar el espacio, sino que también es necesario quitar tejidos para que pueda pasar mayor cantidad de aire. Entonces se lleva a cabo la uvulopalatofaringoplastia, consistente en la eliminación de parte del paladar blando, de la úvula, que es muy gruesa en algunos pacientes y obstaculiza la respiración; igualmente puede procederse a la reducción de la base de la lengua", explicó.

Generalmente, la cirugía para eliminar la apnea obstructiva se realiza por pasos. Así, mientras en unos pacientes el diagnóstico es muy claro, en otros el otorrinolaringólogo primero realiza la cirugía de partes blandas y, si todavía no hay espacio suficiente para el paso normal del aire, se recurre al avance bimaxilar.

Diagnóstico y unidad del sueño

En relación con el diagnóstico, el doctor Montesdeoca, destacó las mejoras introducidas en los últimos años a la hora de determinar las características de la apnea. Uno de los problemas consiste en ver dónde se produce la obstrucción, que en ocasiones se da en varios puntos.

Entre las mejoras de las medidas de diagnóstico se encuentra la posibilidad de lograr una imagen tridimensional de las vías aéreas para determinar el lugar de obstrucción, el volumen de la vía y los puntos conflictivos donde puede haber restricciones. "Con un buen diagnóstico se reduce la agresividad de los procedimientos", apuntó.

Para el tratamiento de la apnea, entre otros trastornos, la Clínica Universitaria de Navarra cuenta con una Unidad del Sueño formada por un grupo multidisciplinar de especialistas y personal auxiliar de los departamentos relacionados con el sueño: Neurofisiología, Otorrinolaringología, Cirugía Oral y Maxilofacial, Neumología, Endocrinología y Neurología.

Coordinada por el Servicio de Neurofisiología, realiza al año unos 700 estudios polisomnográficos o pruebas del sueño. Según el doctor Montesdeoca, "el abordaje de la apnea del sueño desde este enfoque multidisciplinar favorece que las tasas de éxito sean altas".


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • MUY interesante. EnhorabuenaColono

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra