Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

Quince empresas presentan ofertas para realizar la remodelación del Pabellón C del Hospital de Navarra

La obra tiene un presupuesto de 29,3 millones de euros e incluye la construcción de una nueva UCI

Actualizada Jueves, 27 de marzo de 2008 - 14:08 h.
  • AGENCIAS. Pamplona

Quince empresas constructoras han presentado ofertas para realizar el proyecto de las obras de remodelación del Pabellón C del Hospital de Navarra, que tiene un presupuesto de 29.325.920 euros y un plazo de ejecución de 36 meses. La mesa de contratación se reunirá en los próximos días para admitir y valorar las ofertas y está previsto que la adjudicación se realice en el mes de mayo.

El Servicio Navarro de Salud planteó en 2004, en el marco del proceso de mejora de las dotaciones hospitalarias de Navarra, la necesidad de renovar diversas unidades asistenciales del Hospital de Navarra.

En concreto, se contempla la construcción de una nueva UCI con objeto de aumentar la capacidad de la actual y mejorar la calidad asistencial, tanto en el número de camas como en espacio.

También se prevé dotar al hospital de un área ambulatoria donde se ubiquen los Hospitales de Día, aumentando de forma importante su espacio y diversas pruebas diagnósticas.

Igualmente, está previsto mejorar las unidades de hospitalización de los Servicio de Medicina Interna, Oncología y Hematología, mejorando de forma importante el confort y la habitabilidad de las mismas y aumentado el número de habitaciones individuales

Las obras también aumentarán la capacidad quirúrgica del hospital y dotarán al centro de nuevos vestuarios generales para sus trabajadores y mejorar diversas infraestructuras generales.

Con la mejora de la hospitalización de los Servicios de Oncología y Hematología, así como los correspondientes hospitales de día se complementa la puesta en marcha del Centro de Radioterapia, prevista para el tercer trimestre del presente año, desarrollando el Plan Oncológico.

El emplazamiento que el Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea y el propio hospital consideraron más adecuado para la implantación de estos servicios es el pabellón C, que junto con otros tres pabellones originales y un edificio central de conexión configura el núcleo central del Hospital de Navarra.

El Hospital de Navarra elaboró un plan funcional de necesidades para la realización del concurso público para seleccionar el equipo redactor del proyecto de ejecución y dirección de la obra, en el momento de su realización.

En el mes de agosto de 2004 se convocó un concurso para la adjudicación del proyecto de arquitectura, al que se presentaron siete equipos, del que resultó ganador un equipo profesional encabezado por los arquitectos Manuel Enríquez, Javier Barcos y José María Errea, con un coste de 564.707 euros, siendo adjudicado en el mes de noviembre.

Desde esa fecha un grupo de trabajo compuesto por profesionales del Hospital de Navarra y de los Servicios Centrales del Servicio Navarro de Salud ha colaborado con los adjudicatarios del proyecto en la concreción de necesidades y en la toma de decisiones técnicas, concluyendo este proceso con la redacción de un proyecto básico de remodelación y ampliación del pabellón C que fue aprobado por el Director Gerente del Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea en el mes de enero de 2006.

El modelo de actuación que se sigue en el proyecto es similar al experimentado en otro pabellón gemelo, el pabellón D, en el que se incorporó a la construcción original un cuerpo de edificación de nueva planta que permite doblar la anchura de la edificación y resolver más eficazmente la distribución interior de los diferentes servicios y especialmente la de las unidades de hospitalización.

En el pabellón C, la adopción de este modelo ha permitido racionalizar la distribución de los distintos servicios, que se organizan por plantas, lo que facilitará la comprensión del edificio por parte de los usuarios y un buen aprovechamiento de los recursos tanto humanos como de infraestructuras.

En la planta baja, buscando la mejor accesibilidad y comodidad para los pacientes, se han agrupado todas las actividades ambulatorias, correspondientes al Servicio de digestivo, Unidad del Dolor y Hospital de día Onco-Hematológico, así como el despertar de cirugía ambulatoria y pruebas complementarias de anestesia.

Se han previsto seis salas de exploraciones digestivas, dieciocho boxes para tratamientos individuales, ocho salas de tratamientos largos, nueve para tratamientos cortos (con capacidad cada uno para cuatro sillones) y una sala de bloqueos, además de consultas médicas, consultas de enfermería y las correspondientes zonas de trabajo.

La organización de las dependencias facilita la utilización flexible de las mismas por todos los servicios con el objetivo de optimizar su uso. Tanto el control de acceso como la zona de trabajo de enfermería son comunes aunque se ha tenido en cuenta la especial problemática de los pacientes oncológicos y se ha previsto un acceso diferenciado para facilitar la intimidad en estos casos.

Se ha dotado a esta planta de salas de espera diferenciadas para evitar la masificación y de salas de información para pacientes, además de diversas dependencias de apoyo al trabajo de los profesionales.

En la primera planta se proyecta una nueva UCI con veinticuatro boxes que cuentan con una superficie en torno a los 20 m2, incorporando mejoras como la distinción entre la zona de trabajo de los profesionales y el acceso de familiares que podrán visitar a los pacientes desde un circuito independiente.

Se dota de una zona de trabajo interno, único y con acceso directo a todos los boxes facilitará el control y la atención directa a los pacientes. Se prevé una zona para los profesionales con salas para médicos y enfermería, así como nuevas habitaciones para el personal de guardia. Se mejora sustancialmente la dotación de locales de información y atención a las familias de los ingresados.

Como actuación complementaria, se organiza un nuevo circuito de acceso desde urgencias y se mejora la comunicación entre los pabellones con la creación de un paso elevado entre el pabellón C y el A en el que se ubica actualmente el Servicio de Urgencias.

Las plantas segunda y tercera se dedican a hospitalización. En la segunda planta se proyectan dieciséis habitaciones individuales y doce dobles, todas ellas con baño, así como amplios controles de enfermería y espacios de trabajo para médicos y enfermería. Además se dispone de una habitación individual y otra doble para atender tratamientos metabólicos con iodo 131 y otros isótopos radiactivos, con todas las dotaciones necesarias.

Se ha prestado especial atención a las salas de información para pacientes y familiares, estando previsto ubicar el Servicio de Medicina Interna que actualmente ocupa la misma planta en este Pabellón.

En la planta tercera, diseñada para la hospitalización de pacientes oncológicos, se prevén veintidós habitaciones individuales y seis dobles, disponiéndose, además, de cuatro habitaciones de aislamiento para pacientes hematológicos. El resto de dotaciones son similares a las de la planta inferior.

En el sótano se han previsto cuatro vestuarios independientes con capacidad total para 1.350 trabajadores, así como almacenes y diversas dependencias auxiliares.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra