Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
FÚTBOL

Villa tumba al campeón del mundo

La victoria española desata una corriente de euforia entre medios y aficionados a dos meses de la Eurocopa

Actualizada Jueves, 27 de marzo de 2008 - 04:00 h.
  • COLPISA. ELCHE

Un soberbio disparo de Villa premió la osadía de España, castigó el conservadurismo de los campeones del mundo y permite seguir soñando con hacer algo grande en la próxima Eurocopa. Los de Luis tienen un estilo que les identifica, acumulan 14 partidos sin perder y cinco sin encajar un gol. Aunque sólo sean amistosos, han vencido nada menos que a Inglaterra, Argentina, Francia e Italia.

El mérito es indudable, por más que gran parte del público, también en Elche, insista en el grito de ¡Raúl, Raúl, Raúl!

Ante un adversario con mayúsculas, una Italia que como diría Luis tiene el "culo pelao", España insistió con éxito en su atractiva apuesta por la fantasía, el toque, la movilidad, las constantes permutas en el centro del campo. Ya dijo Luis que era el encuentro ideal para que los españoles elevaran su autoestima y se convencieran de que con sus románticos valores podían derrotar al pragmatismo machacón de los ganadores transalpinos.

El objetivo se cumplió aunque, ciertamente, igual que se venció se pudo perder. No puede olvidarse que España no ha hincado la rodilla en sus cuatro últimos encuentros de preparación con Italia, pero sí sucumbió cuando en Boston Tasotti le rompió la nariz a Luis Enrique. Eran los cuartos de final de un Mundial, el de EEUU"94, que bien podrían repetirse en el Europeo.

España se apoderó enseguida del balón, encerró a los italianos, practicó un juego mucho más vistoso, aunque casi siempre fue un dominio engañoso que apenas se tradujo en remate. Se ganó por obra y gracia de David Villa, pero, puestos a exigir, faltó más ruptura por banda, rapidez, fuerza e improvisación ante un adversario que vive feliz con diez hombres por detrás del balón, a la espera siempre de su oportunidad, de la más mínima distracción del rival.

Un equipo con cohesión

En algunas fases, los de Donadoni no brillaban pero sí daban la sensación de tener un plus de experiencia, de valía, de esa competitividad de la que hablaba Aragonés en la víspera. Son más altos, más fuertes, más fieros, más diseñados para las grandes batallas aunque su técnica no sea la de los Xavi, Iniesta o Cesc, todavía tímido con España.

Cayeron pero funcionan como un grupo cohesionado, como un equipo fiel a una historia centenaria y no tiemblan si hay que golpear a Iniesta o Torres, con quien Materazzi sueña tras el descalabro del Inter ante el Liverpool. Hay argumentos para soñar de cara a la Eurocopa, que está a la vuelta de la esquina.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra