Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
CULTURA Y SOCIEDAD

La mozzarella italiana, bajo sospecha de cancerígenos

Se cree que las sustancias llegaron a las búfalas por el forraje o por la basura que tira la Camorra de Campania

Actualizada Jueves, 27 de marzo de 2008 - 04:00 h.
  • ÍÑIGO DOMÍNGUEZ. . COLPISA. ROMA. .

La mozzarella, el delicioso queso de búfala de la región italiana de Campania, está bajo observación por una de esas periódicas alarmas sanitarias de la hipocondría informativa. Parece un poco exagerada, pero siendo Italia nunca se sabe, porque el problema es la falta de credibilidad de un país que hace tiempo que ha tocado fondo. Por si acaso Corea del Sur y Japón han bloqueado partidas en la frontera a la espera de que se aclare la cuestión y la UE ha pedido explicaciones a Roma.

A última hora de ayer, el informe enviado a Bruselas reconocía «algunos casos positivos, pero muy limitados».

Todo ha empezado, para variar, de forma confusa, con una investigación contra la Camorra que llevó hace una semana a secuestros de granjas y fábricas de mozzarella en la región de Nápoles y sus alrededores, aunque las autoridades también dicen que eran controles rutinarios. El caso es que han aparecido niveles de dioxinas por encima de lo permitido en 25 empresas, de 130 supervisadas, y se han cerrado las 83 granjas que les abastecían de leche. Las dioxinas son sustancias potencialmente cancerígenas contenidas en pesticidas o que surgen al quemar productos químicos, plástico y otros materiales. Se piensa que han podido llegar a las búfalas a través del forraje, por basura vertida o quemada.

Sin contaminación

Las autoridades sanitarias aseguran que nada contaminado ha llegado al mercado. Los Carabinieri y los productores hablan de «globo mediático». Además, para que las dioxinas tengan efectos en la salud es necesario un empacho de más de un kilo de mozzarella al día. Sin embargo, con la comida todo el mundo se pone nervioso, y más últimamente si viene de Nápoles y alrededores. ¿Por qué? Porque, aunque nadie se acuerde o se lo crea fuera de Italia, la región sigue llena de montañas de basura. Desde Navidad. Lo de la mozzarella está bien para recordarlo.

No se ha probado la conexión entre las dioxinas halladas y la porquería despanzurrada alegremente por Campania, pero da igual. Los tomates mutantes y la mozzarella radiactiva forman parte del imaginario popular italiano desde que comenzó la emergencia de las basuras en 1994. Sí, en efecto, hace 14 años y cinco legislaturas, y nadie ha hecho nada. Es porque la Camorra tira por los descampados los residuos tóxicos. Sus empresas se hacen con los contratos de tratamiento de basuras peligrosas porque dan los precios más bajos. Y los dan porque lo único que hacen con ellas es abandonarlas y quedarse con la pasta. El otro día un programa televisivo mostró en un vertedero un cargamento de residuos tóxicos, pero con camión y todo.

El ministerio de Sanidad afirmó que las dioxinas «no tienen nada que ver con la actual crisis de la basura, que es urbana». Se debería a la combustión de «desechos industriales agrícolas» o a forraje contaminado.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • Jodó. Y luego Italia pasa por ser un país serio, la séptima potencia económica o no sé qué gaitas. Rebeca

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra