Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
LIBROS | A PUNTA SECA FERNANDO PÉREZ OLLO

Caza, sífilis y un tesoro de archivo

Este Catálogo comenzó a salir hace veinte años y los tomos publicados prueban su importancia

Actualizada Jueves, 27 de marzo de 2008 - 04:00 h.

N ARCISO Antonio García era un clérigo de prima, natural de Oteiza de la Solana.Una mañana de 1744 salió de caza con otros estudiantes. En el paraje conocido como Corteberrieta, junto a una balsa, a la escopeta de Narciso Antonio se le escapó una bala e hirió a Pedro de Urbiola, que murió el mismo día. Según el causante, el disparo del arma fue fortuito y casual. Le declararon incurso en irregularidades, pero más tarde obtuvo dispensa.

Tres años antes, en Sesma, Teresa Martínez pidió la separación matrimonial de su marido, Francisco Otiñano, que estaba enfermo de morbo gálico y se negaba a que pusieran remedio a su mal en los hospitales de Zaragoza o de Burgos. Morbo gálico o francés fue durante siglos la denominación castellana de la sífilis, palabra que -como resume Corominas- inventó un poeta italiano, Girolamo Fracastoro, que en 1530 tituló Syphilis una composición épica cuyo protagonista, Syphilus, contraía la enfermedad. Syphilus parece nombre inspirado en el Sypilus que encontramos en las Metamorfosis de Ovidio. Más tarde Fracastoro, en un tratado médico en latín (1539), acuñó el término, syphilis sive de morbo gallico, para la enfermedad. En castellano y otras lenguas europeas corrió antes el adjetivo sifilítico -lo emplea Moratín- que el sustantivo sífilis, que recoge el diccionario de la Real Academia Española por primera vez en 1884. Diversas teorías tratan de explicar la propagación de la sífilis en Europa a partir de finales del siglo XV. Los nombres de la epidemia culpan a otros: "morbo gálico", en Inglaterra, Italia, Alemania y España, donde también se le llamaba "mal caribeño" y "mal portugués", fineza correspondida por nuestros vecinos con su "mal español", asimismo usual en los Países Bajos, dominio de los Austrias. En Francia era "el mal italiano", "polaco" para los rusos y los turcos la llamaban "enfermedad cristiana".

El caso es que Otiñano dijo estar curado. Le exigieron certificado pericial. El proceso quedó pendiente de resolución final. El enfermo debió de superar el mal francés, porque vivió hasta enero de 1786, según el registro parroquial de difuntos de Sesma.

Éstos de Oteiza y Sesma son dos de los 1.765 procesos extractados en esta nueva entrega del Catálogo del Archivo Diocesano, obra que llega al tomo XXVIII. De esos procesos, 1.661 -según mis cuentas- corresponden al mismo secretario del tribunal, Almándoz. Como siempre, el tomo aporta índices onomástico, de materias y lugares, que facilitan la consulta. Son 3.482 las personas que aparecen en estas páginas y ponen nombre a los procesos.

El Catálogo cumple veinte años. En diciembre de 1988 salió a la calle el primer tomo. No fue fácil sacarlo adelante. Casi nadie conocía el Archivo Diocesano, entonces en plena fase de recuperación y catalogación, y los muchos tomos de la obra armaban un argumento disuasorio. El proyecto salió adelante y el tiempo ha demostrado lo que algunos osábamos defender. El ADP guarda las piezas procesales de un tribunal eclesiástico, desde luego, pero las personas, sus problemas diarios, apetencias de honra y miserias, incluida la afición a pleitear por "puntos y puntillos de honor", resultan humanos y, con frecuencia, actuales.

Los veintiocho tomos ya publicados forman un repertorio imprescindible para cualquier estudio serio sobre nuestro pasado y prueban el trabajo tenaz y callado de dos curas, poco apreciado, creo, incluso por sus superiores.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra