Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

Quejas en Ziordia por una nueva salida del río Arakil

Actualizada Miércoles, 26 de marzo de 2008 - 03:59 h.
  • NATXO GUTIÉRREZ . ZIORDIA

El rápido deshielo de las sierras de Aralar y Urbasa, tras las intensas precipitaciones de los últimos días, provocó ayer el desbordamiento del río Arakil en diferentes puntos de su curso. Las principales afecciones se registraron en Ziordia, donde una inmensa balsa cubrió una extensa superficie de pastizal a la entrada de la localidad. De la misma manera, la crecida anegó por completo la zona de recreo que se extiende junto al cauce fluvial. En esta ocasión, los vecinos que residen en sus proximidades no hubieron de lamentar daños materiales en los bajos de sus viviendas. Tanto el Ayuntamiento, por boca de su edil Epi Agirre Imaz (NaBai), como varios residentes reclamaron una "actuación urgente" para solventar un problema reiterado en la época de lluvias en un término de 370 habitantes. "El pueblo se inunda dos o tres veces año. Queremos una rápida actuación", manifestó el concejal, dispuesto a contactar con la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) en demanda de una solución.

Ante experiencias pasadas y en vista del temporal de lluvia que azotó la localidad, varios vecinos no pudieron conciliar el sueño el lunes por la noche y se asomaron, en repetidas ocasiones, al río por temor a la formación de avenidas que anegasen sus viviendas. José Aguirre Arizmendi, de 81 años de edad, se acercó hasta cuatro veces a la ribera con preocupación: "El río no ha salido como otras veces, en que el agua llegaba a la calle. Pero no sé lo que podía pasar. Además delante de casa están en obras para colocar una instalación de electricidad", confesaba. A su juicio, el problema radica en el cúmulo de restos depositados en el lecho fluvial y en sus márgenes. Para su vecino Iñigo Lapuente López de Torre, el origen de las crecidas se localiza en la existencia de dos presas. El río Arakil acabó igualmente saliéndose en Uharte Arakil, donde unos conos, colocados a ambos lados de su puente, impedían el tránsito de vehículos por la carretera comarcal NA-2410. Los efectos del temporal se hicieron notar en las huertas que crecen junto al río Larraun, en Irurtzun.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra