Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
SOCIEDAD

El secreto mejor guardado de Mendukilo

Los gestores de Mendukilo compaginan sostenibilidad y viabilidad y, con esta premisa, han ampliado la visita

Actualizada Martes, 25 de marzo de 2008 - 04:00 h.
  • P.F.L. . ASTITZ

Desde esta Semana Santa Mendukilo se dejará ver un poco más. La cueva enclavada en Astitz, en plena sierra de Aralar, abrió al público en julio de 2006; 27 meses después inicia una nueva etapa al mostrar un rincón hasta ahora oculto para las 70.000 visitas que, de momento, han conocido esta riqueza geológica del valle de Larraun.

Se trata de una prolongación de la sala del Dragón (Herensugearen gotorlekua). Son unos 50 metros plagados de formaciones, "una pequeña gruta en sí misma", sostiene Eneko Agirre, gerente de la sociedad pública Cuevas de Astitz.

La sala del Dragón es una de las tres abierta a los ojos del público en Mendukilo. La estancia subterránea se visita por medio de una pasarela metálica de zinc galvanizado y el recorrido dura unos 50 minutos. Con el nuevo elemento añadido los grupos permanecerán una hora en el interior.

La zona hasta ahora oculta se podrá ver desde una plataforma metálica con un recorrido circular y consta de dos rincones bien diferenciados. Uno de ellos está lleno de gourgs, cubiertos de agua la mayor parte del año; el otro es casi una gruta en sí misma, describe Agirre. "Tiene todo tipo de formaciones espectaculares: estalactits, estalagmitas, columnas...", añade.

Por qué cambiar

Eneko Agirre recuerda que fueron varios los motivos por los que, inicialmente, decidieron no mostrar esta zona de la sala del Dragón. Y ahora explica que la demanda de horarios y afluencia de visitantes ha propiciado los cambios. "¿Por qué?, pues hay que responder al mercado y adecuarse a los horarios del cliente", dice. El gerente indica que el horario es amplio. Comienzan a las diez y media de la mañana y concluyen a las siete de la tarde con visitas prácticamente cada hora. "Pero las primeras horas estaban prácticamente huecas y, sin embargo, a mediodía no dábamos a vasto y mucha gente se tenía que ir sin entrada por falta de espacio", expone. El nuevo registro de visitas permitirá grupos mayores. "Antes podían entrar 20 personas cada media hora, y ahora serán grupos mayores, pero cada hora, de manera que no se aumenta el volumen de gente en el interior de la sima, pero se soluciona la necesidad de introducir más visitantes en momentos puntuales de máxima afluencia. Para eso era necesario modificar los recorridos, así que hemos descubierto uno de los secretos de Mendukilo", apunta.

En principio, el número de visitas por día no aumentará, pero también en este sentido disponen de un colchón. Eneko Agirre se refiere al estudio climático desarrollado durante dos años en el interior de la gruta. El resultado ha demostrado que, al menos hasta ahora, la cueva apenas se resiente con la irrupción de los humanos y concluye que podría asumir el doble de entradas.

En cualquier caso, el objetivo, arguye Agirre, radica en tratar de compaginar sostenibilidad y viabilidad. Reconoce que es complicado cuadrar números, con un crédito que supone más de 70.000 euros al año. "La entrada ordinaria cuesta siete euros, hay que vender muchas hasta llegar a 70.000, luego hay que pagar a los empleados, mantener todo el complejo...., sin ayuda no es fácil, pero vamos tirando", indica e insiste en la importancia que este recurso natural debería tener en el desarrollo económico y social del entorno.

De momento están contentos con la respuesta del público. La procedencia de los visitantes varía según la temporada. En baja la mayoría son navarros, sobre todo de la cuenca de Pamplona, aunque también de la Ribera y Tierra Estella; les siguen los guipuzcoanos, fieles a la sierra de Aralar y, ya muy por detrás, vizcaínos, alaveses o riojanos. En alta predominan madrileños, valencianos y catalanes.

Cuenta la historia que Mendukilo se utilizó durante siglos como establo para el ganado. En el archivo del Ayuntamiento de Larraun ya figura en el catastro de 1908, con el nombre de Entroquillo. pero fueron espeleólogos de Príncipe de Viana quienes realizaron las primeras incursiones oficiales en la cueva. En 1967, de manos de Isaac Santesteban se elabora la primera topografía parcial. La concluyeron en 1974 Carlos Acaz (todavía hoy funcionario del departamento de Obras Públicas) y su esposa, Conchi Mendive.

Ahora se ha dejado al descubierto una más de las joyas de la gruta. Pero aún esconde otros tesoros. Dos de las salas permanecen cerradas. Una es la del Guerrero y dicen que sus dimensiones se asemejan a las de una gran catedral. La otra, la guarida de los Intxixus.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra