Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
SOCIEDAD

Dos "Judas" en Cabanillas

Rodrigo Elía sufrió un esguince en un salto y tuvo que ser sustituido por uno de sus perseguidores

Actualizada Lunes, 24 de marzo de 2008 - 04:00 h.
  • FERMÍN BAIGORRI . CABANILLAS

ESTE año El Judas en la fiesta del Domingo de Resurrección en Cabanillas ha estado gafado con las lesiones. Para empezar, Adrián Redondo Alonso -que interpretó a El Judas en 2007 e iba a repetir de nuevo- tuvo que delegar en el joven Rodrigo Elía Valbuena porque sufrió una lesión cuando se entrenaba para representar este papel. Su sustituto, Rodrigo Elía Valbuena, tampoco pudo concluir ayer su labor.

Al subir por las escaleras de una casa sintió un fuerte dolor en una rodilla -se le diagnosticó un posible esguince- y en el mismo escenario dejó la ropa a Guillermo Rodríguez Martínez, uno de los once miembros de la guardia romana que le perseguía.

Con incidentes incluidos, El Judas no pudo salir airoso y huir definitivamente por mucho que lo intentó. Un año más, la guardia romana se hizo con él -esta vez tardó cerca de media hora en capturar al bandido- para cumplir una tradición que se remonta al siglo XIX en la historia de Cabanillas. Además, el frío y el fuerte viento fueron los protagonistas de una mañana de primavera con temperatura invernal que reunió a cientos de vecinos y visitantes -aunque en menor cantidad que en ocasiones precedentes-, en la plaza del Ayuntamiento.

El paje de rehén

El acto comenzó con una calesa en la que montaban varias vestales infantiles y en la que la Banda de Trompetas y Tambores de Murchante anunciaba la entrada de las vestales adultas y la guardia romana en la plaza. En esta ocasión se ofrecieron más casas para facilitar la huida de El Judas, y esto complicó el trabajo de sus perseguidores.

Además, faltó coordinación entre el capitán de la guardia romana y sus soldados. El jefe intentaba indicarles el camino correcto entre el numeroso público, apostado en el balcón del ayuntamiento, pero su tropa encontró serios problemas para alcanzar el objetivo final. Incluso, el paje Íñigo Gómez Zapata pasó sus momentos de apuros. El Judas le sorprendió en una de las ventanas y se lo llevó de rehén algunos metros. También intentó lanzarlo contra los espectadores. Al final, y como reza la tradición, El Judas pudo ser capturado, ejecutado y su cabeza expuesta a todo el público presente.

La fiesta concluyó con varios versos alusivos al acto que fueron recitados por David Zardoya, capitán de la guardia romana.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Noticias relacionadas

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra