Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
EL BLOC J.M. ESPARZA

Tan injusto como real

Superada la primera media hora sin marcar regresaron los viejos fantasmas en forma de la dinámica del más de lo mismo

Actualizada Lunes, 24 de marzo de 2008 - 04:00 h.

P OCAS veces estaban todos los factores más favor para obtener una victoria, que además se presuponía fundamental, imprescindible. Todo beneficiaba a priori a Osasuna, desde la buena inercia con que llegaba al partido hasta la mala que traía el Betis, pasando por las frías condiciones climatológicas, el calor ambiental de su estadio o, simplemente, la diferencia en el juego de uno y otro equipo.

Esto último quizás sea lo más significativo, porque si algo dejaron claro los verdiblancos en su paso por Pamplona es su tremenda crisis de juego. Y sin embargo ganó, y sumó tres puntos de oro que le colocan en la tabla por encima del equipo navarro, al que deja sumido en los rigores más peligrosos de la tabla clasificatoria. Tan injusto como real.

El Betis se cerró atrás, quizás por estrategia, o más posiblemente por limitaciones tácticas. Excepto en contadas ocasiones, ni siquiera mostró prisa en nada, ni siquiera en traspasar la línea de centro del campo. Posee buenos jugadores puntuales, pero sin correspondencia en el juego de conjunto, al menos en Pamplona, donde sacó petróleo sin perforar el pozo.

No es que Osasuna hiciera el partido deseado, sino que simplemente buscó más el gol, y lo tuvo al alcance, pese a mostrarse demasiado previsible en sus acciones, enmarañado en el terreno de juego verdiblanco, sin ideas que desatasquen la circulación del balón.

Salió a por todas, como acostumbra en los últimos partidos en casa, pero a medida que los minutos pasan sin que el balón entre, parece como si los viejos fantasmas reaparecieran, las ideas se congelaran, y las piernas no supieran cambiar el paso para sorprender minimamente al contrario, más y más cómodo con el paso de los minutos. Si a esta situación se añade un gol en contra, el colapso es total. El juego entra en la dinámica del más de lo mismo, en la que nunca cambiará el marcador aunque el árbitro prolongue media hora más el partido (ayer añadió seis minutos, que ya es añadir), sobre todo si enfrente está un equipo como este Betis.

El caso que no hay forma de salir de la zona conflictiva de la clasificación. Menos mal que los resultados de terceros partidos maquillaron la posición de Osasuna en ella, algo que concede cierta holgura, no llega a atenazar las piernas. A priori no parece que Getafe sea el lugar ideal para arreglar el entuerto, pero quién sabe. Tampoco era Villarreal el campo ideal para puntuar y allí cogió el equipo fe en sus posibilidades. Quizás venga bien aquel recuerdo para reponerse del mal trance.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra