Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
DESDE LA GRADA SANTIAGO ZUZA

¿Quién se llevó la camiseta de Pandiani?

El Reyno de Navarra presentó la entrada más floja de toda la temporada con 13.672 espectadores. Ziganda fue amonestado por protestar al árbitro y Jesús Corera ejerció de delegado

Actualizada Lunes, 24 de marzo de 2008 - 04:00 h.

S OPLABAN ayer vientos fríos sobre el Reyno. Tocaba abrigarse y sufrir. Algunos, pare evitarse el trance, prefirieron la comodidad del hogar. Manga corta y caña antes que bufanda y café. Sólo 13.672 espectadores acudieron al partido, la entrada más pobre, con diferencia, de lo que llevamos de temporada. La nieve caída en las últimas horas seguramente desanimó a muchos seguidores de fuera de Pamplona.

A pesar de todo, el buen inicio del equipo metió pronto a los aficionados en el partido hasta que la mala suerte se volvió a cebar con Delporte. El francés cayó en la banda lesionado y la temperatura del Reyno bajó varios grados de golpe. Ni los gritos de "Ludo, Ludo" consiguieron templar los ánimos. Poco después la nieve hacía acto de presencia en el campo de forma testimonial pero premonitoria.

Ziganda fue amonestado

Después de una buena primera parte, Osasuna encajó un gol evitable en el inicio de la segunda y el varapalo fue considerable para todos. Al abrigo del banquillo, Ziganda intentaba calentar a los suyos. Tanto lo intentó que al final se calentó él y fue amonestado en el minuto 61 por Velasco Carballo, con el que ambos entrenadores tuvieron sus más y sus menos.

Lo cierto es que el colegiado, irregular en la señalización de algunas faltas, acertó mayoritariamente en las jugadas que se le reclamaron en las áreas. También lo hizo en el gol anulado a Portillo en el minuto 38. El de Aranjuez estaba claramente en fuera de juego.

A pesar de todo, la grada silbó al trencilla e incluso llegó a sacar tímidos pañuelos en la primera mitad. La roja directa a Javi García encendió los ánimos, pero el murciano se desentiende de la pelota y busca al jugador bético, que le supera ampliamente en velocidad.

Junto a Ziganda no estuvo Ángel Vizcay de delegado, como suele ser habitual. El gerente rojillo está de vacaciones fuera de Pamplona y Jesús Corera ejerció de delegado. Ya lo hizo en el partido ante el Murcia, entonces también con derrota.

El último arreón

La grada sólo despertó en el tramo final cuando, con más corazón que cabeza, el equipo buscaba a la desesperada el empate. No pudo ser y el Betis puso fin a la mejor racha de Osasuna en esta Liga. Cuatro partidos sin perder llevaban hasta ayer los de Ziganda, que además no perdían en casa desde el pasado 13 de enero.

La desolación de Azpilicueta era el resumen del partido. El canterano, uno de los más afectados por la derrota se quedó unos segundos tirado en el suelo tras el pitido final. Seguramente, el único que se fue contento a casa fue el guardia de la seguridad privada que logró la camiseta de Pandiani.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • El que se llevara la camiseta de Pandiani está de suerte, no hace falta que la lave porque dudo mucho que esté sudadaJusticar

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra